jueves, 25 abril 2019
10:20
, última actualización
Local

El PP-A acusa el “daño” del caso Bárcenas al tener que apoyar a Arenas

La dirección andaluza suscribe la versión ante el juez de su exlíder, que negó haber cobrado “jamás” en negro. La supuesta contabilidad b del extesorero señala pagos trimestrales entre 1990 y 2011 de hasta 234.320 euros

el 14 ago 2013 / 22:40 h.

TAGS:

Arenas, former secretary-general of the ruling Partido Popular, leaves the High Court in MadridLa dirección del PP andaluz, que fue gobernada sin fisuras durante casi dos décadas por Javier Arenas, puso ayer la mano en el fuego por su expresidente y salió en su defensa un día después de que éste declarase en los juzgados que “jamás” ha cobrado en negro de su partido ni del extesorero Luis Bárcenas, que nunca ha recibido sobresueldos y que todos sus ingresos constan en su declaración de la renta. El PP-A lo hizo como parte de la estrategia de defensa del PP nacional en este asunto, porque en clave andaluza la nueva dirección está obsesionada con abrir un capítulo post-Arenas en el partido. Los populares están inmersos en la búsqueda de un candidato a las autonómicas, y acusan el “daño tremendo” que les hace la implicación de su antiguo líder con el extesorero, en la cárcel acusado por corrupción. Al PP-A le irrita tener que responder sobre los vínculos entre Arenas y el llamado caso Bárcenas, una pieza separada de la trama Gürtel que se centra en la supuesta contabilidad b y la financiación ilegal del PP. El presidente del partido, Juan Ignacio Zoido, rehuyó ayer responder a cualquier pregunta relacionada con su antecesor, “por respeto a los sevillanos y a los andaluces”. En cambio su número dos, José Luis Sanz, sí respondió que el partido respalda la versión del exlíder ante el juez Pablo Ruz. “Arenas decepcionó porque ha dicho la verdad y no ha corroborado la declaración de un presunto delincuente [en referencia al extesorero]”, aseguró. Aun así, Sanz admitió que este caso demuestra el descontrol de las cuentas en el PP y apoyó un cambio en los estatutos para que la gerencia del partido pase a controlar las finanzas, y que no dependan sólo del tesorero (como ocurrió durante 20 años con Bárcenas). Esta decisión compete al PP nacional, pero es una intención ya aireada por la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. Ahora, los secretarios generales del PP –Arenas lo fue entre 1999 y 2003– no tienen competencias en la cuentas, que son responsabilidad de los tesoreros. En privado, desde la dirección del PP andaluz gestiona el asunto de otra forma, ve “insostenible” que Arenas siga en el Parlamento andaluz como diputado y asegura que “el caso Bárcenas no afecta PP-A sino a una persona concreta, que es Javier Arenas”. En estos momentos, el principal partido de la oposición avanza hacia un nuevo curso político, en el que PSOE, IU e incluso el Gobierno andaluz han renovado sus órganos de dirección sin sobresaltos, mientras los populares continúan sin un candidato firme a las autonómicas. Los populares buscan desesperadamente un movimiento similar al que han pergeñado los socialistas para quitarse de encima la rémora del caso ERE –la futura presidenta Susana Díaz prevé cesar a todos los consejeros salpicados por el asunto–. Pero ni PSOE ni IU están dispuestos a dejar pasar la oportunidad. La secretaria de Política Institucional del PSOE-A, Verónica Pérez, exigió ayer a Zoido que comparezca para dar explicaciones ante la existencia de “sombra de duda” sobre la gestión económica del PP-A y sobre una presunta financiación “ilegal” de la campaña de las pasadas elecciones autonómicas. IU aseguró que la declaración de Arenas “evidencia la necesidad de una comisión parlamentaria de investigación”. Arenas declaró como testigo ante el juez Ruz, que investiga la supuesta contabilidad paralela en el PP. En los llamados papeles de Bárcenas aparecen pagos trimestrales en dinero negro que supuestamente percibió el dirigente andaluz entre 1990 y 2011 (234.320 euros en total). Dolores de Cospedal declaró ayer que Arenas y Rajoy se reunieron con Bárcenas en marzo de 2010 y pactaron las condiciones de su salida del partido, que incluía mantener coche, oficina y secretaria. El abogado de Bárcenas insinúa que su cliente grabó una charla con Arenas en 2012 Arenas era muy amigo de Bárcenas, tesorero del PP durante 20 años, que ahora, desde la cárcel, tiene al partido contra las cuerdas aireando la supuesta contabilidad b de la que se beneficiaron muchos de sus dirigentes. Hasta 2009, cuando el extesorero ya estaba en el punto de mira de la justicia, el dirigente andaluz defendió públicamente la inocencia de su amigo. El 14 de diciembre del año pasado, Arenas comió con Bárcenas en el restaurante Oriza, a pocos metros de la sede del PP andaluz, en Sevilla. El abogado del PSM en la causa contra el extesorero, Wilfredo Jurado, confirmó ayer que el letrado que representa a Bárcenas, Luis Gómez de Liaño, le aseguró a Arenas durante su declaración ante el juez que existía “constancia documental” de aquella reunión, que hasta ahora el expresidente del PP-A había negado. Liaño se entrevistó ayer con su cliente en la cárcel de Soto del Real, y al salir no quiso aclarar si la prueba documental de ese encuentro es una grabación, como apuntan algunas fuentes. Es decir, que Bárcenas pudo grabar su conversación con Arenas el 14 de diciembre, en la que supuestamente le puso al corriente de sus dos cuentas en Suiza y le pidió que intercediera ante Rajoy cuando todo saliera a la luz. “No me consta, puedo ni afirmar ni desmentir”, dijo Gómez de Liaño, “la reunión se produjo, pero no sé si existe ese soporte. Quizás exista, quizás no”. Al preguntarle a Arenas delante del juez Ruz, el abogado de Bárcenas no aludió en ningún momento a una grabación. Jurado entendió que se refería a los billetes de AVE a Sevilla con esa fecha que Bárcenas ha guardado, informa Europa Press. El letrado del PSOE madrileño no quiso hablar de “amenaza” del letrado de Bárcenas pero sí interpretó las palabras como un aviso de que Arenas debe tener “cuidado porque cabía la posibilidad de nuevas revelaciones”. “Arenas fue muy cuidadoso en no negar ni afirmar categóricamente hechos, para no quedar en entredicho” si hay pruebas de aquella conversación.

  • 1