El PP-A defiende el copago porque 'no cuesta mucho' a los enfermos

“Cuando salgamos de la crisis, los pilares del Estado de Bienestar volverán”, dice Carmona. 90.000 pacientes crónicos pagarán el 10% de los fármacos desde el 1 de octubre.

el 21 sep 2013 / 21:36 h.

El diputado y portavoz de economía del PP-A, Rafael Carmona. El diputado y portavoz de economía del PP-A, Rafael Carmona. "Cuando salgamos de la crisis, todos los pilares del Estado de Bienestar volverán a su posición”. Con esta expresión, el diputado y coordinador de Economía del PP andaluz, Rafael Carmona, justificó ayer el nuevo copago farmacéutico aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy, y que según la Junta afectará a más de 90.000 enfermos crónicos y pacientes graves en Andalucía. Los populares andaluces se han alineado con la decisión del Ministerio de Sanidad, que sin embargo ha desatado un torrente de reacciones en contra en otras comunidades gobernadas por el PP, como Castilla y León, además de contar con el rechazo frontal de PSOE, IU, PNV y CiU. Al ser preguntado por el nuevo copago farmacéutico, Carmona aseguró que el coste que tendrán que abonar los enfermos será “muy bajo” –un 10% del medicamento con un tope de 4,2 euros– y añadió que con ello se busca “evitar el colapso de la sanidad pública y gratuita, que el PSOE, con sus críticas, quizás es lo que persigue”. El Gobierno andaluz ha mostrado esta semana su malestar por haberse enterado por el BOE de la ampliación del copago farmacéutico a otros 42 medicamentos, que se dispensan en los hospitales a los pacientes no ingresados. Tratamientos que hasta ahora eran gratuitos para pacientes crónicos y enfermos graves (cáncer de máma y de riñón, hepatitis, tumores cerebrales, esclerosis múltiple, leucemia, artritis, fármacos de fertilidad, reproducción asistida o el sistema intrauterino anticonceptivo) pasarán a costar el 10% del precio del envase, con un máximo de 4,2 euros. “No es mucho”, insistió ayer Carmona, habida cuenta que lo que se busca es “hacer sostenible el Estado de Bienestar y la sanidad pública”. El diputado andaluz fue más allá y garantizó que “tras salir del bache” de la crisis, se volverá a la situación de gratuidad que existía hasta ahora, un extremo que el Ministerio de Sanidad no ha confirmado. Los afectados por esta medida empezarán a pagar el próximo 1 de octubre. El PSOE andaluz tildó ayer de “inhumano” que el Gobierno quiera cobrar una parte del tratamiento a pacientes graves, sobre todo porque “se trata de medicamentos muy costosos”. El vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, avanzó que analizarán la norma estatal de cara a un posible recurso de inconstitucionalidad. La medida, amparada en la legislación básica, es de obligado cumplimiento para las comunidades autónomas, que además serán las encargadas de gestionar el cobro de estos fármacos. Andalucía rechaza la medida y aboga por la subasta de medicamentos, porque “carga con el coste a la industria y no al ciudadano”. El Gobierno central ha recurrido la norma, que está paralizada en el Tribunal Constitucional.

  • 1