El PP-A propone una reforma fiscal para crear 50.000 empleos en un año

Los populares apuestan por bajar los impuestos a las rentas inferiores a 33.000 euros anuales y deducciones por familia numerosa, guardería, libros de texto, clases de idiomas o dentista

el 10 oct 2014 / 21:09 h.

EL PP PROPONE REFORMA FISCAL PARA AHORRAR 450 MILLONES Y CON 3.000 DE IMPACTOLa propuesta de reforma fiscal que presentó ayer el líder del PP-A, Juan Manuel Moreno, se sustenta en un principio keynesiano: menos impuestos es igual a más consumo y más consumo es igual a mayor desarrollo económico y más empleo. En cifras, la fórmula que el PP-A hará llegar al Gobierno de Susana Díaz parece un milagro económico: produciría un ahorro de 450 millones de euros en impuestos –una media de 400 euros al año para rentas medias y bajas–, se crearían 25.000 empresas y 50.000 empleos en un año, y una actividad económica de 3.000 millones. La reforma fiscal ha sido diseñada por seis expertos economistas, profesores universitarios, y diputados del PP. Pero como principal avalista, Moreno se acompañó ayer del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, un outsider del PP que en 2013 aprobó una reforma fiscal basada en la misma tesis –bajar impuestos para reactivar el consumo– algo que provocó las críticas de sus compañeros de partido en Madrid y Valencia. La bajada de impuestos a los extremeños en 2013 provocó un aumento de la recaudación del 31% en 2014 (cuando la media nacional fue del 13,8%), según datos de la Agencia Tributaria citados por Monago. Lo recaudado vía IRPF aumentó un 14,4%; a través del impuesto de Sociedades, un 38%; y a través del IVA –«la prueba de algodón, pues es lo que grava el consumo»– un 23%. «No se retraen recursos, se ganan», subrayó Monago. Moreno ha elegido como padrino de su reforma al que llaman «el barón rojo» del PP, alguien que gobierna Extremadura con la complicidad de los comunistas –el voto de IU le permite gobernar con mayoría simple– y que es capaz de encararse con otros presidentes del PP de regiones con una renta per capita superior a la extremeña (sus encontronazos con el presidente madrileño son sonados), cuando le reprochan que baje los impuestos o que adelante la paga extra a los funcionarios, a pesar de su alto nivel de endeudamiento. «En ocasiones en Madrid las cosas se ven distintas. Hablar de una Andalucía que tiene una base rural y agraria no se entiende por un señor que pisa asfalto todos los días», advirtió Monago. La realidad para Moreno es distinta. Díaz le acusa de liderar «una sucursal» del PP en Andalucía, le reprocha que no sea autónomo ni defienda los intereses de su región, aunque para ello deba enfrentarse a Rajoy y a otros barones del PP, como hace Monago. Moreno tampoco logra que Díaz recoja ninguna de sus ofertas de pacto porque, dice, «está instalada en la confrontación». La reforma fiscal del PP-A se divide en cuatro ejes: reducción del tramo autonómico del IRPF; Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones; Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados; y por último, tasas autonómicas, canon de agua y otras medidas. Sobre el primero, los populares proponen una bajada de dos puntos para cada uno de los cuatro primeros tramos y de un punto para los dos siguientes, una medida que afectaría a todos los andaluces y supondría un ahorro en la cuota autonómica del impuesto desde un 7,6% hasta un 16,67 para las rentas más bajas (menos de 17.700 euros). Una persona que gane hasta 17.707 euros anuales, se ahorraría 354,14 euros al año; y quien gane por debajo de los 33.007 euros, pagaría 660,14 euros menos de los que paga ahora. También se incluyen ocho deducciones autonómicas para las rentas inferiores a 35.000 euros en su declaración individual o 60.000 euros en la conjunta. Destacan la deducción por familia numerosa (de 250 euros para 4 o menos hijos y de 400 para a partir del quinto hijo); por guardería (los padres trabajadores podrían deducirse el 15% con un tope de 400 euros anuales); por adquisición de libros y material de estudio no cubiertos por los servicios públicos (el 40% con un máximo de 100 euros anuales por hijo hasta estudios universitarios incluidos); por enseñanza de idiomas (20% de lo gastado con un tope de 150 euros por estudiante); por pago de intereses de préstamos un postgrado (hasta el 50%); por prótesis no cubiertas por la seguridad social (el 40% con un límite de 100 euros); o por inversión en vivienda habitual de menores de 40 años en núcleos rurales de Andalucía (el 5% hasta un máximo de 450 euros anuales). El Constitucional ve innecesario aclarar el fallo que echa a los alcaldes del Parlamento El pleno del Tribunal Constitucional (TC) acordó ayer rechazar la petición de aclaración solicitada hace unos días por el Gobierno central sobre la sentencia que avala la Ley Electoral andaluza que hace incompatibles los cargos de alcalde y de diputado autonómico. El fallo afecta a siete parlamentarios, seis del PP y uno de IU. Según informaron a Efe fuentes del TC, el rechazo de la petición de aclaración del Gobierno está argumentado en un escrito de apenas dos párrafos. El letrado mayor del Parlamento andaluz, a petición del presidente de la Cámara, Manuel Gracia, ya emitió un informe sobre la sentencia, y dio a los diputados afectados 28 días a partir de la publicación del fallo en el BOE para optar por uno de los dos cargos. Todos los parlamentarios alcaldes del PP, excepto la regidora de Fuengirola, Esperanza Oña, ya han confirmado que abandonarán el Parlamento para seguir en sus respectivos ayuntamientos. Esto incluye a la secretaria general del PP-A, Dolores López, que deja su escaño para seguir como alcaldesa en Valverde del Camino. La salida de López, hasta ahora presidenta del grupo parlamentario, descabeza la dirección del partido dentro del Parlamento, porque ni su número uno, Juan Manuel Moreno, ni su número tres, Virginia Pérez, tienen escaño. Moreno no aclaró ayer cuándo abandonarán el Parlamento sus diputados, pero sí confirmó que lo harán todos de una sola vez, el mismo día. El presidente del PP-A justificó esta semana la salida de su número dos del Parlamento, criticando el papel real que juega la Cámara autonómica. «Luce lo que luce» y «fuera de Sevilla apenas tiene relevancia», dijo. Esto desató las críticas de PSOE-A e IU, del presidente del Parlamento y de la presidenta Susana Díaz. Moreno no rectificó ayer, pero matizó sus palabras para explicar que el Parlamento andaluz está «devaluado por el socialismo», y se quejó de que Díaz «nunca responde a lo que el PP le pregunta», al contrario de lo que hacían sus predecesores, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. «Quiero un Parlamento de verdad y no un Parlamento hecho a medida del PSOE», concluyó.

  • 1