lunes, 10 diciembre 2018
09:09
, última actualización

El PP-A urge a Díaz a expulsar a los expresidentes andaluces

Los populares subieron la noticia a la tribuna del Parlamento, justo cuando se debatía una proposición suya contra la corrupción, y exigieron a la presidenta de la Junta que cumpla con su palabra y pida la dimisión de los cinco aforados encausados por el Supremo.

el 13 nov 2014 / 16:48 h.

Antonio_SanzPasadas las 14.30 horas, el Parlamento debatía una proposición no de ley del PP-A de lucha contra la corrupción. Acababa de bajarse de la tribuna el diputado socialista Enrique Benítez Palma, que había mostrado varias informaciones de prensa sobre casos que afectan a los populares. Para cerrar el debate, subió el portavoz adjunto del PP-A, Antonio Sanz, con un papel en la mano: «Señor Benitez Palma, la verdad es que no ha tenido mucha suerte con su momento de intervención. Hablaba del titular de ayer, pero para titular el de hoy mientras usted intervenía. El Supremo abre una causa contra Chaves y Griñán por los ERE. Éste es el titular de hoy. Toda su intervención es una traición a lo que ahora ocurre. En Andalucía ya se ha planteado por Susana Díaz que tengan que dimitir aquellos aforados a los que se les abra un procedimiento, es decir, aquellos que estén encausados. Aquí tiene usted», dijo Sanz mostrando un teletipo con la información, «ahora yo le pregunto: ¿cuándo van a dejar el escaño Chaves, Griñán, Zarrías y Viera en el Congreso y el Senado, y la señora Moreno aquí en el Parlamento». La noticia no cambió el guión de PSOE-A e IU, que votaron en contra de la proposición no de ley de los populares. Los socios de Gobierno creen que el pacto contra la corrupción que plantea el líder del PP-A, Juan Manuel Moreno, “ya no se lo cree nadie”, y no están por la labor de recoger ese testigo. Aun así, Sanz hurgó en la herida que la presidenta andaluza abrió la semana pasada en el seno del PSOE, cuando dijo que pedirá la dimisión de todos los socialistas del Congreso, el Senado o cualquier otra Cámara que sean imputados por el Supremo, en clara referencia a los aforados implicados en el fraude de los ERE. Ni Chaves ni Griñán ni el resto están aún imputados, de momento el tribunal ha aceptado investigarles, y ellos se han mostrado proclives a ir a declarar voluntariamente. Pero la propuesta de Díaz de que dejen su escaño en cuanto sean imputados no ha gustado a la vieja guardia socialista. El veterano diputado Alfonso Guerra defendió que el código ético del PSOE dice que la expulsión debe producirse cuando se les abra juicio oral, es decir, posteriormente a la imputación, si ésta se da. “¿Se va a cumplir la palabra de Susana Díaz o la palabra de Alfonso Guerra?”, ha preguntado Sanz, “¡qué vergüenza, que tengan que estar encausados dos expresidentes andaluces ni más ni menos por el Supremo por un escándalo que ha significado el robo del dinero de los parados. Deberían ustedes avergonzarse y pedir perdón a la sociedad andaluza”, dijo para clausurar el debate. Ni PSOE ni IU tenían ya derecho de réplica.

  • 1