Local

El PP afronta los primeros desmarques por el aborto

Varios dirigentes populares muestran su malestar ante la dureza del texto.

el 26 dic 2013 / 21:10 h.

TAGS:

Pese a que, con las fiestas navideñas, la actividad parlamentaria y de los partidos se reduce al máximo y por tanto las posibilidades de que los dirigentes políticos se pronuncien sobre temas de actualidad, el PP ha empezado a sufrir ya los primeros desmarques internos en contra de la reforma de la ley del aborto auspiciada por Alberto Ruiz-Gallardón. En la formación conservadora conviven diferentes sensibilidades en torno a un asunto tan espinoso. Casi todos comparten la necesidad de cambiar la actual ley de plazos, aprobada la pasada legislatura, pero algunos no se sienten cómodos con el grado de dureza que finalmente se ha impregnado al texto, después de meses de debates internos en el Ejecutivo. La ley Gallardón es bastante más restrictiva que la norma que estuvo vigente en España desde 1985 hasta el 2010, y a la que muchos hubiesen deseado volver, sin más cortapisas. Los alcaldes de Valladolid y Zamora, Francisco Javier León de la Riva y Rosa Valdeón, así como el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Semper, expresaron ayer su deseo de que el supuesto de que el feto sufra una malformación grave se incluya durante la tramitación parlamentaria. Valdeó, por ejemplo, tachó de “incongruencia” que el sistema sanitario haga pruebas para ver el estado del feto y, en el caso de detectar una enfermedad grave, no se ofrezca la posibilidad de decidir libremente a la gestante si se quiere interrumpir el embarazo. “Es algo muy angustioso continuar sabiendo que no va a sobrevivir”, apostilló la regidora, que a su vez pertenece a la dirección del PP y que aseguró que elevará a Justicia sus diferencias. VOTO EN “CONCIENCIA” Un poco más duro se mostró Semper, quien señaló que no le gusta que el Estado “imposibilite” a las mujeres tomar decisiones sobre “su vida”; calificó de “dramático” que una gestante tenga que pedir dos opiniones médicas para abortar en el caso de malformación fetal y pidió que el proyecto se vote “en conciencia” porque los partidos no deben comportarse como “sectas”. Mientras tanto, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, una cara más conocida que las anteriores, admitió directamente que no coincide con la “opinión mayoritaria” del PP dado que prefiere una regulación de plazos a una que de supuestos tasados.

  • 1