Local

El PP aprueba los presupuestos sin aceptar ninguna alegación

Zoido los califica de “realistas” y PSOE e IU votaron en contra porque no sirven para crear empleo.

el 10 feb 2012 / 12:09 h.

TAGS:

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, habla con Bueno y Pérez mientras Vílchez y Fley ríen a la derecha.

El Pleno municipal aprobó ayer los presupuestos para 2012 con el apoyo de la aplastante mayoría del PP y los votos en contra de la oposición, IU y PSOE. El Gobierno de Juan Ignacio Zoido no aceptó ninguna de las diez alegaciones presentadas por distintos colectivos a sus primeros presupuestos ni tuvo en cuenta que también fueron cuestionados por el Consejo Económico y Social de Sevilla y el propio secretario municipal por incluir dudosos ingresos -19.105.245 euros- por la enajenación de la antigua comisaría de la plaza de la Gavidia, la venta del edificio municipal de la calle Pajaritos, así como de los muebles del hotel Alfonso XIII.

Según la oposición, los presupuestos del PP no son una herramienta para crear empleo y no tienen "impronta política", mientras que para el alcalde lo importante era hacer "menos política y más gestión para atender a las necesidades reales". Así, recalcó que estas cuentas no se parecen "en nada" a las de años anteriores porque están marcadas por la "austeridad y la transparencia".

En un debate similar al del pasado 30 de diciembre, el portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas, dudó de la transparencia del PP y avisó de que una parte del gobierno trabaja "extrapresupuestariamente con el sector privado". Incluso afirmó que en este presupuesto no se refleja "todo lo que el Gobierno piensa hacer". No obstante, la diana de las críticas de Espadas fue la política de empleo. El socialista lamentó que Zoido crea que con su "sola presencia se crea empleo" y que el PP haya perdido una "gran oportunidad" para luchar con los presupuestos de 2012 contra el principal problema de la ciudad, el paro. A su juicio, el alcalde no usa "las bazas" que tiene para cambiar el negro panorama que incluso ha pintado Mariano Rajoy para este año.

En la misma línea, el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, lamentó que no existan políticas "de intervención para crear empleo". Sobre todo porque hay 83.466 parados en la ciudad, 9.000 más desde que Zoido es alcalde. Para Rodrigo Torrijos, la política de la derecha y su ansiado equilibrio o déficit cero harán pagar y sufrir al ciudadano, incluso a aquellos que votaron al PP.

El portavoz de la federación de izquierdas recomendó a los trabajadores de Lipasam que pongan "sus barbas a remojar" tras la aprobación de este presupuesto y denunció que se estén amortizando plazas en servicios municipales, criticando la no renovación de 57 empleados en la limpieza de colegios.

Entre las alegaciones de IU se encontraba la petición para incrementar la aportación al bonobús solidario y vincular la transferencia de capital de Lipasam o partidas para Parques y Jardines y colegios a la subida del IBI (desvinculándola de las enajenaciones). El Foro Taxi Libre, el sindicato de Bomberos, el de la Policía municipal, el Plan Turístico de Sevilla y la Federación Provincial de Drogodependencias también presentaron alegaciones, la mayoría, rechazadas por la delegada de Hacienda, Asunción Fley, por no ser "obligaciones legalmente exigibles". Respuesta que dio pie a que Espadas preguntase si va a dejar de ser un compromiso de Zoido todo lo que no sea "legalmente exigible", como la Policía de Barrio.

El alcalde, por su parte, coincidió con Fley a la hora de calificar las cuentas de "realistas" y al recordar la deuda millonaria heredada. A su juicio, sus cuentas garantizan la prestación de servicios básicos y "hacen que Sevilla sea un imán en el que invertir". Además, subrayó que trabaja para salvar empresas "arruinadas" por PSOE e IU como Mercasevilla o Giralda TV. "Hemos abordado los problemas diciendo la verdad, sin ocultar datos y se ha apostado por un presupuesto austero, eficaz, sin estructuras dobladas y eficiente", sentenció Zoido.

En cuanto al empleo, indicó que seguirá pidiendo a la Junta el traspaso de las políticas activas y que el Ayuntamiento pagará la deuda con los proveedores, entre ellos Claros (adjudicataria de la ayuda a domicilio) y Casal, así como que invertirá en Parques y Jardines y colegios "aunque no les guste", lanzó a la oposición. Eso sí, pidió tiempo para arreglar proyectos heredados, como los pasos soterrados o Fibes. En sintonía, Fley recalcó que no se recortan las políticas sociales y se garantiza el mantenimiento de la plantilla, algo puesto en duda por IU y PSOE en un Pleno extraordinario que no pasará a la historia por las sorpresas.


  • 1