Local

El PP avisa de que sólo el cambio electoral devolverá la confianza

Sáenz de Santamaría dice que Arenas pondrá fin al «clientelismo» en la Junta

el 24 nov 2010 / 19:26 h.

TAGS:

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, en un momento de la conferencia.

El PP ha interiorizado un silogismo: de la crisis se saldrá cuando se recupere la confianza, los Gobiernos socialistas han minado esa confianza fuera y dentro de España y, por tanto, la recuperación económica sólo vendrá de la mano del cambio político. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió ayer, en los diálogos de El Correo patrocinados por Azvi, el adelanto electoral como única solución a la crisis, ya que, a su juicio, el Ejecutivo español y andaluz "no pueden liderar el cambio". La dirigente popular está asbsolutamente convencida de que el líder del PP-A, Javier Arenas, llegará a San Telmo en 2012 y que, entonces, emprenderá una batalla contra el "clientelismo" de la Junta. Su principal receta económica es la austeridad y la bajada de impuestos, de ahí que avisara de que los nuevos tributos aprobados ayer por el Parlamento andaluz hundirán más la economía.


En un clima de fuerte desconfianza por el rescate de Irlanda, el PP advierte de que España también está en la cuerda floja. Para Sáenz de Santamaría, "sólo un Gobierno nuevo devolvería la confianza", ya que, según apuntó, "la prima de riesgo de España se llama José Luis Rodríguez Zapatero". El Ejecutivo -denunció- "yerra constantemente", sigue "descoordinado" y, tras la profunda remodelación, "no ha cambiado nada, sólo la foto". Incluso el "efecto Rubalcaba se ha desvanecido", añadió. Por eso, la portavoz popular volvió a pedir elecciones anticipadas -"un año en política es eterno y viviendo en crisis es muy, muy largo", dijo- y negó que el PP sea un partido "desleal" con el país, como le reprocha el PSOE, por haber intentado que España no tuviera Presupuestos el año que viene.


Su discurso estuvo impregnado de la "urgencia" de la alternancia política, también en Andalucía. En la comunidad, por primera vez las encuestas dan la victoria al PP y Sáenz de Santamaría no dudó en afirmar que "indudablemente" Arenas tendrá una mayoría para gobernar en 2012. Entonces se convertirá en el "presidente del empleo" igual que fue el "ministro del empleo en España", mientras que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se irá "como el presidente y el ministro del paro". El líder del PP andaluz, que hizo una presentación muy cariñosa de la portavoz parlamentaria, encarna la "ilusión y es el presidente que Andalucía necesita", dijo su compañera de filas. Contó que cuando le ha acompañado a recorrer los pueblos "detecta" en la gente las ganas de cambio y restó importancia al hecho de que Arenas haya perdido tres veces.


no más "enchufados". Si Arenas llega a San Telmo, la portavoz en el Congreso aseguró que una de sus principales tareas será acabar con los "30 años de clientelismo" en la Junta. Aprovechó para censurar el polémico decreto de reordenación del sector público que mantiene a la Junta enfrentada a sus trabajadores, y exigió al Gobierno andaluz "que lo cambie de verdad", porque "no sobra ningún funcionario, sobra personal político". Sáenz de Santamaría y Arenas tomaron la decisión en octubre de recurrir el decreto ante el Tribunal Constitucional. Para el principal partido de la oposición, la administración debe regirse por la "neutralidad" y el "mérito" profesional y no ser el "servicio de recolocaciones de Griñán".


Una administración eficaz y austera junto a una revisión fiscal son los pilares económicos del PP para superar la crisis. El PP no se cansa de repetir lo que, a su juicio, es el "círculo virtuoso" de la recuperación: "menos impuestos y más recaudación", de ahí que Sáenz de Santamaría alertara de que los nuevos impuestos andaluces que el Parlamento aprobó ayer "lastran a emprendedores y trabajadores". Como prueba un botón: la subida del IVA en julio. "Que tome buena nota Griñán de estos efectos".

  • 1