Local

El PP compara a Griñán con Hugo Chávez por querer apurar el mandato

Los populares amagan con denunciarle si agota la legislatura y el presidente dice que el último domingo de abril es el límite legal.

el 03 ago 2011 / 16:06 h.

TAGS:

La portavoz del PP andaluz en el Parlamento, Esperanza Oña, en su rueda de prensa de ayer. / EFE

La intención del presidente andaluz de apurar la legislatura hasta el 5 de mayo ha terminado por desquiciar al principal partido de la oposición. El PP ha pasado del discurso "cauteloso" y "humilde" con el que acogió la victoria aplastante de sus alcaldes en las municipales a comparar el paro de Andalucía con el de la franja de Gaza y a José Antonio Griñán con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por haber decidido que agotará el mandato hasta el límite legal. "Esto no es Venezuela, aunque se hace lo mismo que su presidente, Hugo Chávez: como me interesa quedarme, pues cambio la Constitución. Es una actitud ridícula y una pataleta de última hora", dijo ayer la portavoz del PP en el Parlamento, Esperanza Oña.

El adelanto de las elecciones generales al 20 de noviembre ha eliminado la presión sobre Griñán. El presidente de la Junta nunca habló de un adelanto electoral. Había barajado el 4 de marzo para las autonómicas, porque si Zapatero lograba culminar el mandato, no tendría sentido separarlas. Pero una vez que el presidente del Ejecutivo anunció que disolvería las Cortes en otoño, la fecha del 4 de marzo dejó de ser un imperativo. Griñán dice que la estabilidad del Gobierno andaluz no es la misma que la de Madrid: aquí disfruta de una mayoría parlamentaria con la que puede sacar adelante las seis leyes que tiene pendientes antes de acabar el mandato.

Por eso el presidente andaluz empezó a barajar un calendario electoral más laxo y recordó que legalmente la legislatura concluye la primera semana de mayo. Ayer, en una entrevista a Europa Press, insistió en que el último domingo para hacer las elecciones sería el último de abril. "Necesitamos el Parlamento abierto en otoño. En enero decidiremos cuándo serán las elecciones", dijo Griñán, y negó presiones del PSOE federal o de Rubalcaba para adelantar las autonómicas.

Este anuncio ha desestabilizado por completo a los populares. El secretario de Comunicación del PP nacional, Esteban González Pons, ha sugerido que la decisión de Griñán "ni siquiera es legal", y ayer Oña amagó con emprender acciones legales si decide apurar el mandato a mayo. Estas reacciones del PP están dando al PSOE y a la Junta una valiosísima munición, justo cuando más débil estaban los socialistas y más henchidos los populares (las últimas encuestas dan mayoría absoluta al PP-A). "Se les ha escapado: el ojalá de Arenas, la ansiedad de Antonio Sanz, el hacerlas conjuntamente de Sáenz de Santamaría. Todo demuestra que el PP contaba con que el 20-N serían las generales y las andaluzas y les ha pillado con el pie cambiado", zanjó el presidente.

El PP nacional sigue insistiendo en que las autonómicas deberían adelantarse, Javier Arenas defiende lo contrario, y su equipo hace lo posible por dar sentido a dos mensajes en apariencia contradictorios: se llegó a decir que podían haber adelantado las generales y las andaluzas, pero en meses distintos.

Hasta la fecha ha sido el líder popular andaluz quien más veces ha conminado a los suyos a contener cualquier atisbo de euforia, a "no dar por ganada la batalla". Los populares admiten que cuentan con "votos prestados de los socialistas desencantados con el PSOE", y en público mantienen un perfil político bajo para no movilizar (cabrear) a las bases de la izquierda con algún mensaje ideológico que el PSOE pueda explotar. Esa calma chica la rompió ayer la portavoz parlamentaria del PP-A: "Andalucía tiene hoy más paro que la franja de Gaza", dijo, y acusó a Griñán de pretender una prórroga de dos meses en la fecha electoral porque necesita "más tiempo para liquidar sus pugnas internas y resolver sus venganzas personales".

IU cree un error las elecciones separadas

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, también cree que “puede ser un error” que Griñán no quiera que coincidan las generales con las andaluzas. “La suerte del PSOE está unida en todo el Estado, porque la gente, aunque vote después en Andalucía, va a votar con la cabeza puesta en Madrid”, dijo en la Cadena Ser. “Espero que no vuelva a haber mayorías absolutas en Andalucía”, dijo Lara, porque según él está demostrado que son “negativas”. “Vamos a luchar por que IU sea la fuerza mayoritaria de la izquierda”, dijo sobre la posibilidad de que el escenario extremeño se reproduzca tras las elecciones andaluzas.

  • 1