Local

El PP confía en Lapuerta para anular el 'caso Bárcenas'

Su versión sobre la financiación ilegal y los sobresueldos es clave para el caso.

el 24 ago 2013 / 21:09 h.

TAGS:

A semejanza de lo que sucede con las series de ficción de culto, hay miles de ciudadanos aguardando el estreno de la próxima temporada del caso Bárcenas, que, salvo que el extesorero encarcelado o el instructor de la causa sorprendan con un suculento adelanto, llegará en septiembre. Es previsible que en esta nueva etapa irrumpa con fuerza en la escena judicial y política, si su salud se lo permite, Álvaro Lapuerta, de 86 años, el antecesor de Bárcenas en la dirección de la tesorería. A lo largo del próximo mes, Lapuerta recibirá de nuevo la visita de los forenses de la Audiencia Nacional para comprobar si se encuentra o no en condiciones de enfrentarse a una declaración judicial. Una declaración que, de llegar a producirse, podría servir de puntilla o de tabla de salvación para un Mariano Rajoy que pasa por un nefasto momento. La dirección popular confía en que Lapuerta se desmarque de la confesión (ellos lo llaman “venganza”) de Bárcenas y, si tras el citado examen médico vuelve a ser reclamado por el juez Pablo Ruz, mantenga la versión que ya ha esgrimido en otras ocasiones; esto es, que en el PP nunca hubo financiación ilegal ni sobresueldos en b. De esa forma quedaría desinflado --al menos en parte-- el último testimonio judicial de Bárcenas en el que admitió ambas prácticas corruptas en las filas populares y colocó al propio Lapuerta en un papel protagonista para hacerlas posibles. PRUEBA CALIGRÁFICA También los secretarios generales del PP que testificaron recientemente en la Audiencia --Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas y Dolores de Cospedal-- apuntaron a Lapuerta como máximo y único responsable de las cuentas del PP mientras fue tesorero, aunque subrayaron que esas cuentas eran legales. Sin embargo, Bárcenas asegura que Lapuerta y él se encargaron durante años de recaudar dinero de los donantes del PP (bastante más del permitido por ley) y de dar detalles después al presidente y secretario general de turno de lo conseguido. Según ese relato, era Lapuerta quien se ocupaba de repartir dinero en negro a los responsables del partido y de pedir a cargos públicos populares que atendieran a empresarios y constructores que habían dado dinero a la organización política. Es clave pues para la evolución del caso constatar si Lapuerta mantiene o no que en el PP nunca hubo financiación ilegal. Lapuerta negó que fuera suya una de las firmas recogida en los llamados papeles de Bárcenas que reflejan la contabilidad opaca. El juez, dado el giro que ha dado la instrucción, ha pedido otro informe caligráfico para ratificar si es cierto.

  • 1