Local

El PP congela tributos, sube tasas y flexibiliza la licencia de apertura

El Consistrorio excluye a las grandes empresas de las licencias de apertura gratis y suprime la posibilidad de expropiar solares sin edificar a los dueños.

el 28 oct 2011 / 13:53 h.

TAGS:

Con las últimas cifras de paro, que roza ya las cinco millones de personas, y con 80.400 desempleados en la ciudad, según el informe del Servicio Público de Empleo Estatal del mes de septiembre, sobrevolando el salón de plenos, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, anunció un día clave para la definición de "un nuevo modelo económico" que permita crear empleo. Era el escenario adecuado para ello: se aprobaba la creación de una nueva oficina de plan estratégico, el primer modelo fiscal del PP, el nuevo sistema de concesión de licencias a las empresas y se volvía a regular la gestión de los solares vacíos para suprimir la posibilidad de expropiación de los mismos durante 30 meses.

El balance del que supuestamente debía ser el primer gran paquete de actuaciones del gobierno de Zoido lo resumen dos intervenciones. Por un lado, la de la delegada de Hacienda, Asunción Fley, quien lejos de los grandes titulares de su presentación de las ordenanzas admitía que la "preocupante situación económica" había impedido llevar a cabo "otro escenario fiscal" y que no se habían ejecutado las propuestas que hizo el PP cuando estaba en la oposición. Por otro lado, la del portavoz socialista, Juan Espadas: "El gobierno ha perdido su primera gran oportunidad".

El Pleno de ayer daba el impulso definitivo a la primera gran propuesta económica del PP: las ordenanzas fiscales. Con un informe contrario del CESS y con el rechazo de la oposición, el gobierno sacó adelante su propuesta: congelación de los principales tributos, rebaja simbólica en el sello del coche, subidas del IPC o incluso muy superiores en algunos casos en tasas y precios públicos -especialmente significativo el incremento para motos y el recibo de la basura- y ampliación de los valores catastrales que pueden beneficiarse de las ayudas a familias numerosas. Nada de bajada, aunque el alcalde lo anunciara así nada más comenzar el Pleno. Y fue la propia delegada de Hacienda quien lo admitió: "La situación económica lastra cualquier intento de otro escenario fiscal. Me recordarán que Gregorio Serrano en la oposición pidió bajada tributaria, pero entonces nos decían que no había problemas sino desfases transitorios de tesorería".

PSOE e IU rechazaron este modelo fiscal y coincidieron en criticar que va en contra del "criterio de progresividad" y que supone un incumplimiento de las promesas electorales. Hicieron sus propuestas. Los socialistas pidieron suprimir las subidas de tasas y aplicar un criterio de progresividad en las ayudas a las familias numerosas, de forma que no pudiesen acceder a bonificaciones aquellas con rentas superiores a 60.000 euros. IU pidió congelar la tasa de basuras, recortar la subida de precios públicos y no aplicar los incrementos para la zona azul y las motos.

Ésta vez, y es algo casi extraordinario en el Consistorio, se aceptaron propuestas de la oposición. Concretamente, del PSOE. Así el PP recortó la gratuidad del acceso a la licencia de apertura para excluir a empresas con más de 600.000 euros de volumen de negocio y amplió de uno a dos años la bonificación del 50% en el IBI. Además, tendió la mano a estudiar las demás propuestas.

La segunda gran medida anunciada por Zoido fue el nuevo modelo de licencias de apertura. A partir de ahora, la declaración de responsabilidad, que reduce los trámites y suprime el control previo se aplicará también a bares, discotecas, pubs o incluso guarderías y academias. No harán falta licencias de apertura. "Es una normativa que permite que el empleo crezca. Vamos a reestructurar los servicios administrativos para ajustarlos a esta normativa", explicó Zoido. PSOE e IU se abstuvieron.

Torrijos expresó su preocupación por la incidencia de la declaración responsable y por si serán suficientes los controles. El PSOE, a través de la concejal Encarnación Martínez, profundizó en estas dudas: "Hay actividades que se regulan ahora que pueden suponer una inseguridad para el ciudadano y el empresario. Antes de que entre en vigor debe reforzarse la inspección". Completó las palabras Espadas: "Hay determinadas actividades en las que no somos participes de la flexibilidad. Supone un riesgo para los vecinos y no se debe aplicar el control cuando ya está en marcha una actividad. Además, será la Policía quien asuma las inspecciones. Si hay problemas con las licencias, que se agilicen los controles, no que se supriman. Especialmente en actividades que afecten al medio ambiente o al derecho al descanso".

El Pleno económico lo completaron otras dos medidas. Ambas cuestionadas por la oposición. En primer lugar, la Delegación de Urbanismo llevó al extremo una medida ya impulsada en el anterior mandato. Desde 2010, ante la crisis, los solares de uso residencial en los que no construyan los propietarios no son objeto de expropiaciones por parte del Ayuntamiento por incumplimiento del deber de edificación. Se mantienen gracias a una moratoria que se aprobó en marzo de 2011. Ayer, el PP hizo extensible esta medida a todos los suelos, con independencia de su uso, incluyendo en esta categoría terrenos de uso residencial o terciario. "Si es imposible construir para la parte promotora, no podemos ahogarlos más", explicó el delegado de Urbanismo. IU se opuso: "La moratoria de 30 meses no genera actividad y favorece la especulación".

Y, por último, la creación de una nueva oficina estratégica de coordinación entre agentes sociales y económicos "sin gastos de personal" y que viene a sustituir a la oficina del plan estratégico 2020. Su objetivo, según su vicepresidente, Javier Landa, será encontrar el "nuevo modelo económico" para la ciudad. IU lo tildó de "nuevo chiringuito" y el PSOE incidió en que parece sustituir o al menos "duplicar" las funciones que ya desempeña el Consejo Económico y Social de Sevilla cuya renovación sigue pendiente de un acuerdo entre los agentes sociales.

  • 1