Local

El PP cree que IU "torció el brazo" a Griñán para aplazar los recortes

El PCA de Málaga se une al de Sevilla para precipitar la salida de Valderas y reprueban que la dirección haya respaldado el plan de ajustes

el 26 may 2012 / 18:58 h.

TAGS:

  • El PP-A ha interpretado el aplazamiento del plan andaluz de recortes como una "evidencia de la primera crisis de gobierno". Su secretario general, Antonio Sanz, no entró a valorar ayer si ha sido acertada o no la decisión de la Junta de aplazar 15 días el plan de ajustes para negociar con los sindicatos. "Nos parece grave que haya un Gobierno capaz de rectificarse a sí mismo. Se demuestra que Griñán no manda nada, que ha quedado en manos de Valderas y los intereses de IU. A la primera de cambio le ha torcido el brazo y se ha desautorizado a la consejera de Hacienda", dijo.

    El mensaje del PP parece situar al PSOE como rehén de IU dentro del Consejo de Gobierno. Sin embargo, es la dirección regional de la coalición que dirige Diego Valderas la que en el seno de sus filas está notando más presión de los sectores críticos por "suscribir unos duros recortes que no estaban en el programa electoral". El PCA, la facción con más peso orgánico dentro de la coalición, ha empezado a cuestionar el pacto con el PSOE, minusvalora las tres áreas de gobierno que coordina IU y reprueba que la coalición haya suscrito el plan de recortes. "Sin contar con la opinión de ningún órgano ni del partido ni de IU y sin la más mínima explicación previa, los miembros del Gobierno votaron a favor de este recorte", reza la resolución emitida ayer por el PCA de Málaga.

    Los comunistas, primero los de Sevilla, y ayer los de Málaga, denuncian el "debilitamiento" de la dirección regional y urgen a "su renovación en el plazo más breve posible". El tercer mandato de Valderas expira en otoño. Los estatutos de IU no permiten renovar por cuarta vez, salvo excepciones. El ahora vicepresidente del Gobierno andaluz había tomado la decisión hace dos meses de dejar paso a otros candidatos, pero ya no descarta presentarse por cuarta vez si logra el respaldo del 60% de afiliados. Desde la dirección de IU se observa con "seria preocupación" el deterioro que está sufriendo la formación a costa de apoyar los recortes, aunque machaconamente insistan en que el 90% viene impuesto por Moncloa.

    El viernes, la Junta decidió prorrogar el plan de reequilibrio financiero, que incluye un reajuste de 3.700 millones del Presupuesto, para negociar con los funcionarios. Los sindicatos rechazan en bloque el recorte de 777 millones en las nóminas, y amagan con manifestaciones, recursos judiciales y una huelga general en la administración. Valderas se atribuyó la iniciativa de la prórroga, y aseguró que los tres consejeros de IU convencieron al resto para buscar "el consenso y alternativas" al recorte salarial.

    Sanz dio por válida la explicación y la usó ayer a modo de boomerang. Los populares tienen que driblar ahora con su doble faceta de instigador del Gobierno andaluz y defensor del Gobierno central. Su mayor baza como único grupo de la oposición en el Parlamento es, por ahora, lograr dinamitar las relaciones PSOE-IU que sustentan al Ejecutivo. Sanz denunció que "a la bicefalia le ha entrado pánico porque los andaluces ven claro que los recortes los decide exclusivamente el bipartito radical y el dúo de las tijeras Griñán y Valderas, que recortan en educación, sanidad, política social y bajada de salarios".

    El consejero de Economía, Antonio Avila, defendió ayer en Córdoba la necesidad de que se tome "una decisión compartida" con los sindicatos sobre cómo han de aplicarse los ajustes presupuestarios a los que está obligada la comunidad por imposición del Gobierno, informa Europa Press.

    • 1