sábado, 23 febrero 2019
06:34
, última actualización
Local

El PP de Tablada y del carril bici

Juan Ignacio Zoido defiende las peatonalizaciones, una dehesa verde y las vías para ciclistas en un foro con estudiantes en la UPO

el 04 jun 2010 / 19:25 h.

TAGS:

El PP de Juan Ignacio Zoido responde cada vez con más claridad a los debates que han marcado la vida política de Sevilla durante los últimos años. Y su postura no es ya ni mucho menos opuesta a los planteamientos que han abanderado PSOE e IU durante los dos mandatos del pacto de Gobierno. Al menos no en el fondo, aunque marque al máximo las distancias en las formas. El candidato popular no duda en lanzar la proclama de “Tablada verde”; en mostrarse “partidario” de los carriles bici; en defender que las ciudades “modernas y europeas” deben apostar por las peatonalizaciones y en adquirir el compromiso de mantener “el carácter público” de las empresas municipales. Incluso aunque se distanció del diseño de la línea 1 y de los proyectos de la ampliación de la red, Zoido llegó en Metro a su cita con los estudiantes de la Olavide. “¿Qué me estás contando?” le preguntaban una decena de universitarios en un formato similar al programa televisivo Tengo una pregunta para usted. Y en sus respuestas retomó un viejo eslogan, un mensaje, no obstante, siempre vivo para los populares. “Hay cuestiones que no son ni de izquierdas ni de derechas”.


Zoido expuso su modelo a preguntas de los universitarios, las mismas a las que ya se sometió Antonio Rodrigo Torrijos y que el PSOE de Juan Espadas ha decidido esquivar. Y en este modelo ha desaparecido por completo el silencio que mantuvieron los populares sobre el futuro de Tablada en el pasado mandato –ya transformado en mociones favorables a la dehesa–, las críticas al carril bici –que quedan ya sólo en una petición de más mantenimiento y reparación de los puntos negros– y las campañas contra las peatonalizaciones –que se han quedado en una petición de que se deben garantizar los servicios adecuados–. El PP se erigió incluso en el gran valedor de una política medioambiental para la ciudad: “El Gobierno de izquierdas es el que más árboles ha talado. Cuando yo sea alcalde no se quitará un árbol sin mi firma y por cada uno que quitemos se plantarán dos”.


Las diferencias se centran en otros proyectos. Como los “despilfarros” del Metrocentro y de la Encarnación que llegados a este punto tienen no obstante una difícil solución: “No podemos volar la Encarnación (...) No podemos quitar el tranvía mientras el Metro no llegue al Centro”. O como la ubicación, que no el proyecto – “a mí me gustaba”–, de la biblioteca del Prado, el retraso de la Ciudad de la Justicia o la falta de aplicación de los planes de aparcamientos.


Pero el PP es consciente de que el debate le lleva, sin necesidad de forzarlo, por otros derroteros. Son sus propios interlocutores, como ayer ocurrió con los estudiantes, quienes llegan sin falta a dos conceptos: “el despilfarro del Gobierno local” y la “corrupción”. En el primero de estos aspectos, pese a que su partido a nivel autonómico aún no ha firmado la propuesta de reducción de sueldos de la FAMP, Zoido incidió en que su propuesta se basa en la “austeridad”, en “adelgazar” la administración y en una reducción de los altos cargos. “Lo que no he hecho en mi vida privada, no lo haré en la pública. Cualquier despilfarro de dinero público es una falta de respeto a la ciudadanía”.


Y en el segundo elemento, la corrupción, Zoido tiene claro el planteamiento que ya le llevó un día a Madrid junto con las grabaciones de Mercasevilla: “Hay una desproporción entre las corrupciones de uno y de otro (...) Como lo que le ha pasado a Paco Camps. Si es verdad que una parte de las escuchas –en referencia al caso Gürtel– se han eliminado porque le beneficiaban, eso quiere decir que se han podido suprimir pruebas. Eso es una barbaridad”. El PP quiere marcar su propia imagen en Sevilla: “No habrá comidas y las entrevistas serán siempre con luz y taquígrafos. La corrupción es lo más denigrante de la vida privada y pública y lo tengo claro: si hay alguien de mi equipo que mete la mano en la caja, soy yo quien lo llevaré al juzgado”.


Aunque Zoido debatió con los estudiantes, volvió a dejar claro que no lo hará con Torrijos, como este reclama: “No debato con quien no se vota a sí mismo”. A cambio pidió el debate sobre el estado de la ciudad. Hasta ahora no lo ha pedido formalmente.

  • 1