Local

El PP elude votar a favor pero apoya la retirada de símbolos franquistas

El 31 de octubre, el PP votó en el Congreso en contra de la Ley de Memoria Histórica, que insta a los ayuntamientos a retirar los símbolos y vestigios del franquismo. Los populares sevillanos se abstuvieron pero no votaron en contra. )
>> Opine en nuestra encuesta

el 15 sep 2009 / 03:25 h.

TAGS:

El 31 de octubre, el PP votó en el Congreso en contra de la Ley de Memoria Histórica, que insta a los ayuntamientos a retirar los símbolos y vestigios del franquismo. Los populares sevillanos mostraron su respaldo a la aplicación de esta normativa, aunque la redacción de la propuesta les llevó a abstenerse.

El grupo municipal del PP de Sevilla respalda que todas las calles de la ciudad -más de 64 según el primer recuento- relacionadas con el franquismo cambien de denominación. Apoya que se retiren monolitos como el de Alférez Provisional y que desaparezcan de los colegios placas vinculadas a la dictadura.

"Queremos que se cumpla la ley aprobada por mayoría en el Parlamento", apuntó el portavoz adjunto del PP Curro Pérez, quien hacía así referencia a una normativa contra la que su partido mostró una feroz resistencia. Su entonces portavoz, Eduardo Zaplana, llegó a plantear que era "innecesaria, perjudicial y ajena a las inquietudes de los españoles".

Pese a esta declaración de intenciones y una oferta clara de consenso, el Ayuntamiento no fue escenario de una votación unánime sobre la memoria histórica. La razón es técnica, pero a la vez tiene una enorme carga simbólica. La moción, impulsada por IU, contenía cuatro acuerdos.

El PP estaba de acuerdo con los dos primeros, que implicaban la supresión de los restos del franquismo y tomar medidas para restablecer la memoria y el honor de los ciudadanos afectados por la Guerra Civil. Y se ofreció a votar a favor de éstos si se separaban de las otras dos propuestas, la defensa de los valores republicanos y los actos de homenaje a quienes defendieron la legalidad de la II República.

PSOE e IU, socios de Gobierno, rechazaron la separación. La decisión responde principalmente a dos motivos. Por un lado, el rechazo de la federación de izquierdas a aludir a la Guerra Civil como una "batalla entre dos bandos" y su defensa de los valores de la II República. Por otro, dejar en evidencia al PP, que pese al gesto de Curro Pérez, volvió a quedarse solo en un debate sobre la memoria histórica.

PSOE e IU quisieron, no obstante, subrayar el simbolismo del discurso defendido por el PP. "El que no hayan votado a favor porque no defiendan los valores republicanos no pasa de ser una anécdota. Lo que me alegra es que la derecha sevillana diga que sí a cambiar el nomenclátor de la ciudad. Celebro el tono de la intervención del PP", apuntó el portavoz de la federación de izquierdas, Antonio Rodrigo Torrijos.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, se expresó en términos incluso más elogiosos: "Es un hecho de gran relevancia en la política sevillana y en el conjunto de la política nacional. Han demostrado una actitud de derecha democrática y respetuosa. El PP nunca ha tenido en el pasado el comportamiento que ha tenido hoy -por ayer-. Ahora van a necesitar nuestra ayuda cuando se enfrenten a medios de comunicación y agentes de la sociedad sevillana que rechazan la Ley de Memoria Histórica".

  • 1