Local

El PP exige qeu Rubalcaba "tome nota" tras la dimisión de Camps

González Pons recomendó al candidato socialista “una chupadita de la misma medicina”

el 21 jul 2011 / 12:53 h.

TAGS:

Esteban González-Pons.

Estamos en precampaña electoral y ningún partido hará gestos de autocrítica. De este modo, los populares se ven ahora a sí mismos reforzados tras la dimisión del presidente de Valencia, Francisco Camps, ya que lo entienden como una lección de ética, si bien sus rivales apuntan a que lo que han conseguido es soltar lastre.

La primera en comentar ayer la dimisión fue la portavoz del grupo popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, quien aplaudió la “valentía, lealtad y responsabilidad” que, en su opinión, demostró el expresidente al presentar su dimisión por la causa de los trajes y con esas armas morales exigió al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al ministro del Interior, Antonio Camacho, que “tomen nota” y asuman su “responsabilidad” en el caso Faisán por un presunto chivatazo policial a ETA. “Quiero dejar una cosa bien clara”, manifestó a la agencia Europa Press: “Si el señor Camps ha tomado esta decisión por tres supuestos trajes, yo espero que el señor Rubalcaba y el señor Camacho actúen en consecuencia por tres procesados por colaboración con banda armada”, señaló.

No fue la crítica más dura. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, añadió que le gustaría que Rubalcaba le diera “una chupadita al bote de la medicina que ayer se tomó Camps, que probara la misma medicina amarga”. Antes elogió la decisión de dimitir tomada por el valenciano. El dirigente popular completó su elogio a Camps porque ante “un problema pequeño” –como es la acusación de que le han regalado tres trajes– tomó “una decisión grande”. Frente a esto, expresó, Rubalcaba, que tiene “un problema grande” por “traicionar a la Policía y a la Guardia Civil con sus peores enemigos”, debería adoptar “una decisión pequeña”, como “dar al menos alguna explicación pública y asumir alguna responsabilidad política”.

El también diputado del PP aseguró que el partido no ha presionado en ningún momento ni “propuesto” ni “insinuado” ninguna solución a Camps, que tomó una decisión “personal”, en la que sí pudo haber influido su familia. En cualquier caso Camps no ha abandonado su escaño de diputado autonómico.

Las palabras de Pons fueron contestadas por la jefa de campaña socialista, Elena Valenciano, que atribuyó a la “elegancia habitual del señor Pons” su expresión sobre la “chupadita”, mientras el secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, le afeó “que trate de banalizar” lo que, a su juicio, es “el mayor escándalo de corrupción ” que ha vivido España.

El sucesor de Camps, Alberto Fabra,  es su delfín desde 2009. Se trata del alcalde de Castellón y coordinador del PP valenciano, quien llegará a la presidencia de la Generalitat sin haber sido elegido para el cargo en unas elecciones, al igual que ya sucedió en 2005 cuando accedió a la alcaldía. En ambos casos Fabra, de 47 años y natural de Castellón, se aupó a los cargos tras haber dimitido el dirigente anterior. No tiene vínculo familiar con el polémico expresidente de la Diputación provincial, Carlos Fabra.

Además, Fabra fue nombrado coordinador general del PP valenciano en noviembre de 2009 tras la destitución de Ricardo Costa a cuenta del caso Gürtel, en el que está imputado, al igual de Camps, en la causa de los trajes. En todo caso, el comité electoral nacional del PP ratificó ayer la candidatura de Fabra.

El pleno de investidura se celebrará el día 26. Previsiblemente será nombrado presidente sin contratiempos merced a la mayoría absoluta del PP en las cortes valencianas, y jurará el cargo el día 28. Por su parte Camps tendrá tratamiento vitalicio de “molt honorable senyor” (muy honorable señor) y, además, podrá contar con coche oficial, chófer, escolta y dos asesores.

  • 1