jueves, 21 marzo 2019
10:22
, última actualización
Local

El PP gastará 3.000 euros en retirar cada farola moderna

Zoido anuncia que cambiará el mobiliario urbano del Centro para recuperar el estilo clásico

el 26 may 2011 / 11:03 h.

TAGS:

Las farolas y los bancos del proyecto La Piel Sensible, es decir, el mobiliario urbano moderno colocado en plazas como la Pescadería, el Pan y la Alfalfa, así como de la Puerta Jerez y la Avenida será sustituido por otro de corte clásico. Así lo anunció el nuevo alcalde, Juan Ignacio Zoido, tres días después de ser elegido, siendo una de las primeras medidas no incluidas en su campaña planteadas tras su elección. El regidor electo añadió ayer que el cambio será "paulatino" y en función de la "disponibilidad económica". No en vano, sustituir cada una de estas farolas modernas, y son alrededor de una veintena, por otra de estilo clásico cuesta alrededor de 3.000 euros.

Así lo aseguraron fuentes de una de las empresas del sector que operan en Sevilla, quienes concretaron que el precio de una farola de estilo fernandino puede rondar los 2.500 euros, a lo que hay que añadir el trabajo de sustitución. Un precio que incluso puede subir bastante en función del modelo de la farola.

Lo cierto es que la decisión de Zoido de cambiar las farolas y los bancos de corte moderno en las zonas céntricas de la ciudad no es nueva. Después del intenso debate que suscitó la instalación de farolas como las de la plaza del Pan, el equipo de Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) anunció en abril de 2010 que iría sustituyendo el mobiliario urbano en las zonas céntricas y también en la Alameda, para homogeneizarlo y adecuarlo a un entorno histórico más clásico. De hecho, el PSOE comenzó la redacción de la nueva ordenanza del Paisaje Urbano -que debió aprobarse un año después de la aprobación del PGOU, es decir, hace ya cuatro años- en la que se abogaba por bancos de forja y farolas clásicas.

El trabajo Directrices del paisaje urbano de Sevilla , encargado por el Ayuntamiento al arquitecto Juan Ruesga, era el documento base de la futura ordenanza para regular el mobiliario urbano y la estética de fachadas.

Entonces el Consistorio quería seguir los pasos de Barcelona y aprobar un manual sobre cómo amueblar la zona histórica de la ciudad. Farolas, bancos, papeleras, pavimento, bolardos... y también toldos, fachadas y rótulos tendrían que seguir unos criterios estéticos y pautas técnicas. El objetivo era poner fin a la "selva" de estilos y colores que ahora impera y acabar con polémicas como la de las farolas modernas. Sin embargo, la norma no se llegó a aprobar, pese al proceso de participación ciudadana abierto.

Ahora, ante el anuncio de Zoido, Ruesga comenta que hay "otras cosas que hacer más urgentes, si bien, como todo en la vida, se puede cambiar", apostilló. A su juicio, Zoido debe tener un proyecto para dicha sustitución y aclarar algunos detalles. "¿Por cuáles las cambiará? ¿Sólo sustituirá bancos y farolas?", preguntó. Lo cierto es que Zoido sólo apuntó que su intención es "buscar armonía en el casco histórico". "Creo que me hago eco de la opinión de gran parte de los sevillanos", añadió sin concretar cuándo llevará a cabo la medida, con qué presupuesto y dónde reubicará lo que retire de las calles.

El alcalde electo criticó que el gobierno saliente haya "improvisando y arriesgando demasiado" en el Centro y garantizó que tenderá a "buscar la normalidad".

Eso sí, el ganador de las elecciones del 22-M afirmó que "lo primero es conocer la deuda del Ayuntamiento" y, después, "se darán pasos a medida que se tenga disponibilidad económica".

Por contra, el candidato del PSOE a la Alcaldía, Juan Espadas , señaló ayer que la sustitución del mobiliario urbano "no es la medida más apropiada" en un momento de "austeridad". "Me parece legítimo, pero sustituir algo que no está en mal estado es un despilfarro", aseguró el socialista, que añadió que "no es razonable que lo que no gusta en el Centro vaya muy bien en otros barrios, porque volvemos a la política de escaparate del PP".

 

  • 1