Local

El PP insiste en que son espiados pero sigue sin aportar pruebas

La brecha entre el PP y PSOE ese está agrandando. Ayer la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se reafirmó en su denuncia sobre escuchas ilegales a dirigentes de su partido, pero evitó dar nombres, algo que le reclaman desde las filas socialistas y del propio Gobierno.

el 16 sep 2009 / 07:22 h.

TAGS:

La brecha entre el PP y PSOE ese está agrandando. Ayer la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se reafirmó en su denuncia sobre escuchas ilegales a dirigentes de su partido, pero evitó dar nombres, algo que le reclaman desde las filas socialistas y del propio Gobierno.

Cospedal aprovechó su comparecencia tras la reunión del Comité de Dirección del PP para insistir en las denuncias que hizo en las que acusaba al Gobierno de utilizar las instituciones del Estado para "perseguir a la oposición". Sobre la existencia de pruebas a este respecto, señaló que hay "muchas conversaciones que han sido publicadas en los medios de comunicación que, con echarles un vistazo, sería suficiente", dijo.

Subrayó que en cualquier país democrático si la oposición dijera que está siendo espiada "lo que se hace por parte del Gobierno es abrir una investigación", en lugar de dedicarse a "insultarla". "Todo lo que tenía que decir sobre ese asunto lo he dicho y sobre todo lo que he dicho me reafirmo, como es lógico", afirmó tras ser preguntada, insistentemente, por si el PP va a presentar nuevas pruebas de los pinchazos telefónicos ante los tribunales y si mantenía sus acusaciones.

Reiteró también que el PP seguirá con este asunto en el Parlamento, donde ha pedido la comparecencia de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, por "las instrucciones que da" al Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, cuya comparecencia también ha solicitado, junto con la del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que explique "las filtraciones de conversaciones telefónicas". A partir de ahí, añadió, las acciones judiciales que el PP tenía que emprender ya se han puesto en marcha.

La número dos del PP insistió ayer en que su formación no descarta acudir a las instituciones europeas, tanto de los tribunales como del parlamento de la UE, porque quieren "llegar hasta el final". "Hay una denuncia presentada y vamos a seguir tanto en sede parlamentaria como a la espera de los resultados de esa denuncia", explicó Cospedal, antes de añadir que el asunto todavía tiene "mucho recorrido".

Por su parte, el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, retó ayer a la cúpula del PP a que dé nombres y apellidos de los dirigentes del partido espiados ilegalmente por "jueces, policías y fiscales" porque, de no hacerlo, "quedarán como los grandes mentirosos de la política española".

En una entrevista en RNE, recogida por Efe, Chaves dijo que el PP en "su manual de actuación política" tiene dos objetivos: "tapar y amedrentar". En este sentido, explicó que los populares tratan de "Tapar los casos de corrupción, como el caso Gürtel, que está minando toda la estructura del partido, desde abajo hasta arriba" y, además, intentan "amedrentar" a jueces, fiscales y policías "con el único objetivo de lograr impunidad para los miembros del PP que presuntamente están implicados en la trama del caso Gürtel y en otras tramas de corrupción".

Mientras que el dirigente del PSOE Antonio Hernando aseguró ayer que las supuestas escuchas ilegales a los dirigentes del PP "son la gran mentira del verano" y acusó al líder del PP, Mariano Rajoy, de avalar ante el Comité de Dirección de su partido "la estrategia de la mentira".

Por su parte, el ministro de Fomento, José Blanco, aseguró ayer que la amenaza del PP de denunciar ante el Parlamento Europeo la "persecución" que dice sufrir sólo pretende "amedrentar" a jueces y fiscales y "ocultar sus responsabilidades y desviar la atención" respecto de los presuntos casos de corrupción que salpican a este partido.

  • 1