martes, 20 noviembre 2018
13:40
, última actualización
Local

El PP negocia un concurso de acreedores en Urbanismo

El Gobierno local dialoga con la oposición para garantizar los pagos a la plantilla y proveedores.

el 15 feb 2012 / 20:52 h.

TAGS:

Sede de la Empresa Municipal de Urbanismo.
No salen las cuentas y se ha optado por una medida drástica. El Ayuntamiento de Écija, gobernado por el PP, estudia presentar un concurso voluntario de acreedores en la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU). La idea la planteó el equipo de Gobierno en un consejo de administración de esta empresa pública, la semana pasada, y está siendo negociada en estos momentos con la oposición municipal.

 

En esas conversaciones se escuda el Gobierno local para no hacer declaraciones al respecto. Dice la portavoz municipal popular, Silvia Heredia, que "de momento hasta que no haya resolución por parte de todos los grupos políticos no se da ningún tipo de información", ya que los populares alegan que no quieren "poner en riesgo la negociación" con PSOE, PA e IU.

Los socialistas e IU rechazaron el concurso de acreedores que planteó el PP en el consejo de administración de la pasada semana, un punto que no estaba en el orden del día de la reunión del consejo, al que los responsables del Gobierno municipal acudieron con un abogado mercantil.

El rechazo a priori del concurso de acreedores ha dado paso a la negociación de la medida, a juzgar por las reuniones que confirma la portavoz del PP. El otro partido de la oposición, el PA, ha puesto sobre la mesa la necesidad de garantizar la viabilidad futura de la empresa, su continuidad y el compromiso de no liquidarla. Si prospera el acuerdo para un concurso de acreedores voluntario, habría dos años para ver la posibilidad de reflotar la empresa municipal de Urbanismo.

Esa es también, evidentemente, la preocupación de la plantilla, a la que se informó de la propuesta el pasado viernes. Los trabajadores de la EMU quieren contar con todas sus garantías laborales y salariales y temen perder los derechos adquiridos en caso de que la empresa de urbanismo sea liquidada y ellos tengan que pasar a integrarse en otra sociedad municipal -la empresa pública única de la que ya habló el PSOE durante el anterior mandato y que el PP acaba de anunciar que quiere abrir el 1 de enero de 2013- o el mismo Ayuntamiento.

En ese sentido, afirman los empleados de la EMU que tienen el compromiso del alcalde, Ricardo Gil-Toresano, de "llevar un punto en el orden del día del pleno de febrero para garantizar nuestros derechos adquiridos hasta el día de la fecha", con lo que los trabajadores confían que esos derechos "no se pierdan".

A los cerca 70 trabajadores de la EMU se les adeuda parte del salario, algo que también está pendiente de ponerse sobre la mesa, ya que si la sociedad mercantil está al día en el pago de sus nóminas en el momento en que se adopte el concurso de acreedores, el administrador concursal dará prioridad al pago de las mismas sobre el resto de deudas de acreedores y proveedores, según varias fuentes.

  • 1