Local

El PP recorta gastos y advierte del fracaso del plan de saneamiento

El gobierno anuncia que la inversión en colegios y el gasto social se salvarán pese a una situación financiera "arrasada".

el 12 dic 2011 / 11:55 h.

TAGS:

Los presupuestos que se presentan hoy y que entrarán en vigor entre finales de enero y principios de febrero son, además de los primeros del nuevo gobierno, los más difíciles de los últimos años. A los problemas que todos los ayuntamientos atraviesan por la pérdida de ingresos propios y la reducción de las transferencias corrientes de Estado y Junta, hay que sumar las consecuencias del plan de refinanciación de 272 millones de deuda, que se pagarán con un 5,6% de intereses desde enero; los remanentes de tesorería negativos -gastos por encima de ingresos- que se arrastran desde 2008, y que han crecido en 2009 y en 2010; los casi cien millones de devoluciones pendientes al Estado; los más de 50 millones de facturas sin pagar; y las consecuencias del primer marco fiscal del PP con medidas como la extensión de la gratuidad del bonobús a todos los pensionistas. Todo esto, en un escenario con un plan de saneamiento en vigor que preveía que 2012 debía ser el primer ejercicio después de cuatro años con un balance positivo, un objetivo ya prácticamente imposible de conseguir, y que deja por tanto invalidado un documento que marcaban los límites de gastos e ingresos de la Corporación cuya ejecución debía ser supervisada por la Junta.

Con todos estos factores, las cuentas de 2012 se presentan hoy. Y como punto de partida, más que el optimista comunicado remitido ayer por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, que asegura que el presupuesto "será ilusionante, realista y mejorará la calidad de vida de los ciudadanos" hay que tomar las palabras del delegado de Economía y Empleo, Gregorio Serrano: "La situación financiera del Ayuntamiento pone los pelos de punta (...) Tenemos que buscar recursos para pagar las nóminas. Nos hemos encontrado un ayuntamiento financieramente arrasado". El gobierno, ante el incumplimiento del plan de saneamiento aprobado en 2010 por parte del anterior gobierno -que admitió ayer el alcalde-, se verá obligado a hacer una revisión del mismo, y ésta, según la ley de estabilidad presupuestaria, debe estar supervisada por la Junta de Andalucía. El gobierno no da explicaciones, pero la presentación de las cuentas hoy invita a pensar en que el reajuste del plan y los presupuestos se desarrollarán de forma paralela para evitar más retraso en las cuentas. De hecho, ya se tendrán que prorrogar las de 2011 varias semanas.

El gobierno se limitó ayer a avanzar cuatro datos. El primero, que habrá un recorte de gastos, especialmente en el capítulo II. "Será posible con la eliminación de gastos diversos, propaganda y trabajos técnicos". El segundo, que aumentará la inversión en colegios hasta alcanzar los 3.428.438 euros. Este año hubo 516.000 euros por este concepto. La cifra anunciada no sólo supone un sensible incremento sino que casi iguala la inversión real de la Corporación en 2011, que alcanzó los 3,9 millones de euros. Sin embargo, hay que tener en cuenta que entre 2008 y 2009 la inversión en colegios rebasó los 22 millones de euros gracias a los planes de inversión estatal.

El tercer dato afecta a las políticas sociales. El gobierno anuncia una subida del 15%, pero sin aclarar sobre qué concepto. Y hay diferencias. El gobierno anterior contabilizó decenas de partidas como gasto social hasta alcanzar los 494 millones -un 71% del total-, pero en el área de Bienestar Social el presupuesto fue de 51 millones. Por último, el Consistorio anunció que apartará cinco millones de euros para asumir deudas pendientes desde hace años con proveedores.


El PSOE pide refinanciar la deuda para "tener margen"

El PSOE reclamó ayer al Consistorio que los presupuestos de 2012 se conviertan en "un instrumento para generar empleo" y para convertir al Ayuntamiento en "el motor económico". Para ello, los socialistas pidieron una revisión del plan de saneamiento aprobado por el anterior gobierno en 2010 para conseguir una refinanciación de la deuda. De esta forma, los elevados intereses que empiezan a aplicarse a partir de enero por el acuerdo del gobierno anterior con las entidades financieras -un 5,6%- se aplazarían y, con ellos, el objetivo de equilibrio presupuestario recogido en el plan de saneamiento. De esta forma, según los socialistas, el "gobierno tendría más margen de maniobra". Para tomar esta medida, el PSOE reclamó una negociación con la Junta de Andalucía -que tiene la última palabra en la supervisión del plan de saneamiento-y una solicitud formal a través de Juan Ignacio Zoido como presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp) ante el Gobierno central para pedir una reforma legal que permita a los ayuntamientos endeudarse en 2012 -situación que impide la normativa legal aprobada durante la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero-.

Vinculado con la situación económica del Ayuntamiento, el primer grupo de la oposición presentó ayer las ocho alegaciones formalizadas contra las ordenanzas fiscales destinadas a rebajar determinadas tasas que se consideran "desproporcionadas", así como la introducción de elementos de "progresividad fiscal". Entre sus propuestas los socialistas rechazan la subida de la tasa de basura para las viviendas, que ha crecido en un 8,7%; piden eliminar los incrementos en determinadas tasas deportivas; y proponen la restauración de la limitación por rentas en el acceso al bonobús gratuito para los mayores de 65 años. Respecto al IBI, la oposición pide que los hogares con rentas superiores a 60.000 euros no accedan a ayudas para las familias numerosas y que se fraccione en cuatro partes los pagos de este tributo.


  • 1