Local

El PP recurre al TC el pago en solares de la deuda histórica

El líder de los populares, Mariano Rajoy considera que la fórmula acordada por el Gobierno central y la Junta vulnera el Estatuto de Autonomía de Andalucía y "es inasumible".

el 31 ene 2010 / 12:14 h.

TAGS:

Arenas y Rajoy, en Bormujos.

El primer gran acto del PP-A para reclamar al Gobierno y a la Junta el pago en dinero líquido y no en solares de la deuda histórica arrancó con la constatación de que habrá pelea en los tribunales. Llevaba semanas anunciándolo el presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas, pero ayer la promesa se hizo real con el aval del líder nacional, Mariano Rajoy: el PP va a llevar ese pago en especies ante el Tribunal Constitucional (TC), al considerar que vulnera el acuerdo alcanzado en el Estatuto de Autonomía por PSOE, PP e IU. "Porque no podemos consentir que los socialistas se estén riendo de los andaluces", resumió Arenas.

Bajo el lema Queremos lo nuestro, Rajoy censuró el pago en solares ya que no está incluido en la máxima norma autonómica, "consensuada, constitucional y votada por una amplia mayoría, con el apoyo del 90% del Congreso". "Y lo que dijo el Congreso es que la deuda se pagara con los Presupuestos Generales del Estado, no con solares", reprochó. Si no se da marcha atrás y se dan a Andalucía los 784 millones de euros que restan de deuda en dinero contante y sonante, se estará convirtiendo el Estatuto en "papel mojado". "Un país sin leyes es un país sin norma, sin control, hay que respetar lo pactado", añadió, y por eso el PP quiere reconducir la situación con su recurso ante el TC -un tribunal que ya estudia dos procesos contra el articulado, de Castilla La Mancha y Extremadura, opuestos a que la Junta tenga las competencias exclusivas del río Guadalquivir-. Desde Jaén, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, recordó a Rajoy que ha sido el PSOE el que ha cerrado el pago de la deuda, lo que no hicieron en ocho años los gobiernos populares. "Él es el que dijo que no existía ninguna deuda", acusó.

Apenas dos minutos dedicó Rajoy a la deuda, pese a ser el motivo central de la convocatoria de ayer en el polideportivo de Bormujos (Sevilla), al que acudieron unos 1.500 simpatizantes. Otros tantos le prestó Arenas, quien acusó al PSOE de defender un Estatuto "inconstitucional" como el catalán y de "enterrar" por otro lado el "texto de consenso" andaluz. "Quieren pagar la deuda en solares sin valor", bramó ante su público. El juego de las comparaciones hizo el resto para ganarse a sus fieles. "A ver si se atreven a hacerle lo mismo al PNV o a ERC".

Si el mitin duró hora y media, ¿a qué dedicaron el resto del tiempo los populares? A hablar de cambio, de encuestas y de vuelco. Porque, tras semanas de contención, esta vez sí que Arenas se mostró eufórico con la encuesta del IESA que le da 1,6 puntos de ventaja sobre el PSOE. Ya no es un "sueño" que el PP gobierne en Andalucía, sino "una realidad que está cerca, que se puede lograr". Por eso pidió a los suyos que actúen como si ya estuvieran en el ejecutivo, con "propuestas y seriedad", más aún, incidió, ante la "debilidad" socialista. "Saben el cambio que viene y les tiemblan las piernas, una encuesta les obliga a convocar un congreso extraordinario. El viejo régimen se ha acabado y se van a defender como gato panza arriba", avisó.

Arenas criticó al "sustituto de Chaves" -se negó a citar el nombre del presidente de la Junta-, al que comparó con una "rueda de recambio, gastada", y al que contrapuso "el centro, la prudencia, la ausencia de revancha, el compromiso con Andalucía dentro de la España constitucional" que, dijo, defiende el PP. El "reformismo" popular debe diferenciarse del "cansancio" socialista, "porque los andaluces no votarán a la derecha o a la izquierda, sino que el debate es por el cambio definitivo", insistió.

Con "trabajo". Esa visión optimista de Arenas contó con el refrendo de Rajoy, que le agradeció su "cercanía y trabajo". "Hoy en Andalucía todos saben una cosa: que el cambio no sólo es deseable, sino posible". El presidente nacional del partido animó a convencer incluso a los que nunca han creído en los conservadores, con "seriedad, responsabilidad, independencia y empeño". A los andaluces, la base para el cambio, "ya los tenemos"; "ahora hay que batallar por un gobierno que atienda a lo importante", zanjó.

Como telonero de los jefes populares actuó el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, quien siguió en el discurso del cambio, repetido hasta el límite en las pancartas que rodeaban el escenario. Sanz se refirió a la encuesta del IESA para decir que "lo mejor de esas cifras es que demuestran que no hay vuelta atrás, que el PP ha pasado el muro infranqueable de que nunca podría perder el PSOE". "El reparto de la herencia de Chaves nos está costando un ojo de la cara", denunció. Con Griñán se cebó llamándolo "el breve", "líder de laboratorio" "dedazo"... Y lanzó un pronóstico: si Chaves dio el relevo como ministro de Trabajo a Griñán y Griñán se lo dio a Arenas, la cadena se puede repetir en Andalucía.

 

  • 1