Local

El PP sacrifica a Camps para que la Gürtel no le dañe en las generales

El expresidente valenciano dimite reiterando que es inocente y alegando que se sacrifica “por España y por Rajoy”.

el 20 jul 2011 / 15:31 h.

TAGS:

Camps habla con Rita Barberá y Trillo, tras su comparecencia para anunciar su dimisión.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha anunciado que deja su cargo "completamente inocente" -se llegó a esperar que reconociera su culpabilidad ante el juez, como sí hicieron otros dos acusados en la causa de los trajes derivada del caso Gürtel - "y con menos dinero" que con el que llegó al gobierno autonómico, hace justo ocho años y un mes. Deja también la presidencia regional del PP.

La decisión del magistrado José Flors de abrir juicio oral a Camps por haber recibido presuntamente regalos de la trama corrupta le ha pasado factura y ha preferido abandonar proclamando su "inocencia" que acudir como presidente al banquillo.

El calvario político-judicial de Camps comenzó hace dos años y medio, cuando se inició la instrucción de la causa de los trajes por decisión del entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, con el fin de investigar una supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP y liderada por Francisco Correa.

En febrero de 2009, Justicia reclamó en la Conselleria de Turisme los contratos a la empresa Orange Market, vinculada a la trama, y la Policía detuvo en Valencia a su responsable Álvaro Pérez, alias El bigotes, relacionado con Correa y que había trabajado en la organización de actos del PP valenciano.

Fue entonces cuando la Fiscalía Anticorrupción vinculó a Camps con la investigación de esta trama por el regalo de varios trajes por parte de empresas implicadas. Se filtraron conversaciones telefónicas entre Pérez y Camps, donde el president lo llamaba "amiguito del alma".

En estos dos años y medio de investigación, la dirección del PP decidió destituir a Ricardo Costa, imputado como Camps, como secretario general del partido en Valencia. Sin embargo, Camps se mantuvo al frente de la Generalitat y los máximos dirigentes del PP nacional lo continuaron respaldando públicamente.

El golpe de gracia a la carrera de Camps lo puso el auto que el viernes de la semana pasada ordenó la apertura de juicio por la causa de los trajes. Ayer, pasadas las 17.00 horas, anunció que dejaba de ser el presidente de la Comunitat Valenciana.

Previamente, dos de los cuatro imputados en la causa de los trajes, Rafael Betoret (exalto cargo de la Conselleria de Turisme) y Ricardo Campos (exvicepresidente del Consell Valenciano), se habían declarado culpables ante el juez, mientras que del último de ellos, el exsecretario general del PP Ricardo Costa, no se supo ayer nada.

La primera consecuencia de su dimisión y proclamación de inocencia será la celebración del juicio. Los imputados tenían la posibilidad de evitar la celebración de la vista ante un jurado popular si admitían haber recibido regalos de la trama corrupta, lo les obligaba a aceptar la multa más alta. En este sentido, el fiscal pide para Camps una sanción de más de 41.000 euros por un delito de cohecho impropio pasivo al aceptar el regalo de varios trajes efectuados por empresarios, presuntamente para ganarse su favor.

En el discurso ofrecido para explicar su dimisión, arropado por sus consejeros, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y Federico Trillo, responsable de Justicia del PP, subrayó que lo que pretende es no ser "un obstáculo" para que el presidente del PP, Mariano Rajoy, pueda ganar las elecciones generales. "Ofrezco mi sacrificio a España", dijo en una rueda de prensa en la que afirmó que se marcha con "la conciencia tranquila y el deber cumplido".

Desde el PP, Mariano Rajoy consideró que su dimisión, que agradece como gesto "por la comunidad valenciana", "no empaña ni contradice la opinión que siempre" ha tenido el presidente del PP sobre su "honorabilidad". Es la primera vez que Rajoy se pronuncia sobre Camps desde la comunicación de la apertura de juicio oral.

Por contra, la jefa de campaña electoral socialista, Elena Valenciano, reclamó más explicaciones a Rajoy por las sucesivas dimisiones de hasta "20 cargos" del PP.

En todo caso ahora el parlamento valenciano tiene 19 días para elegir un nuevo presidente. Camps ha designado al alcalde de Castellón, Alberto Fabra, como su sucesor al frente del gobierno.

 Camps ha pronunciado un largo discurso en el que se presentó como vítcima del a crueldad, se declaró inocente y pronosticó la vistoria final del PP:

Según ha dicho, "no han podido demostrar nada, porque no hay nada,  y no podrán demostrar nada, porque no hay nada" y ha valorado que,  "desde este mismo instante" está "liberado" para defenderse "donde  corresponda de estas infamias". 

También ha defendido la "inocencia" de Ricardo Costa, Víctor  Campos y Rafael Betoret que están en "un mismo absurdo proceso que  nadie entiende, nadie comprende y que es falso". Por ello, "el día de  mañana muchas personas tendrán que bajar la cabeza por la barbarie  que durante estos años han ido cosiendo para intentar tapar la  ilusión democrática, legítima y de libertad del pueblo valenciano",  ha manifestado.

"Conmigo otra personas también están acusadas de infamias, y  mentiras por el solo hecho de no poder ganarnos en las urnas nunca",  ha indicado.  

Camps ha ofrecido "voluntariamente" su "sacrificio personal" para  que Rajoy "sea el próximo presidente del Gobierno, para que el PP  gobierne España y para que España sea una gran nación". Asimismo, ha  indicado que deja la Presidencia de la Generalitat "completamente  inocente de las barbaridades que durante estos años se han dicho de  mi".  

Según ha explicado, su dimisión es una decisión "personal, firme y  sencilla a favor de mi partido: el PP de España", en el que milita  desde hace 30 años, y que "tanta alegría, ilusión y esperanza ha  dado". A su juicio, "hoy es la única esperanza para una nación  desorientada".

Además, ha apuntado que renuncia a su cargo también "a favor de la  Comunidad Valenciana". Camps ha dicho estar "completamente harto" de  que cuando de habla de la Comunidad Valenciana "no se hable de  nuestra gente, de nuestra cultura, de nuestras tradiciones, de  nuestra industria, de nuestro turismo, de nuestro futuro, de nuestra  proyección, ni de nuestra grandeza".

Asimismo, ha indicado que su "sacrificio" lo ofrece también a  España. "No puedo ser, nunca, ni el más mínimo obstáculo para que la  voz clara y nítida de Rajoy y de todo el PP llegue" a los españoles,  ha resaltado.


"Allá los miserables que no han sabido ver en nuestra tierra un  proyecto de futuro y no han llegado a entender lo que durante todos  estos años hemos conseguido: ser los mejores", ha destacado el  presidente de la Generalitat, quien ha señalado que "pierden para  siempre los del sistema brutal y los que han intentado hacer de esta  cuestión falsa, absolutamente falsa, la distorsión de un discurso de  potencia, de fuerza y de ilusión que presenta para todos el PP".  

Camps, quien ya ha comunicado su decisión al presidente de las  Cortes, Juan Cotino, ha explicado que se va del Consell "rodeado de  amigos, de compañeros, de lealtades y de ilusiones" y tras haber  conseguido tres mayorías absolutas en las urnas. Asimismo, ha  indicado que se va "muy satisfecho" y con la "conciencia tranquila,  el deber cumplido y con todos los proyectos y todas las ilusiones  hechas realidad".

El presidente de la Generalitat ha señalado que "gente  excepcional" tomará "las riendas de este proyecto", en referencia al  Ejecutivo valenciano, y ha dicho que él siempre estará "al servicio  del partido, de la Comunidad y de España".

Francisco Camps ha dado las gracias a sus compañeros de partido  "por el cariño y la lealtad de estos años". Además, ha dicho que ha  recibido "miles, miles y miles" de muestras de apoyo y cariño de los  ciudadanos.

También se ha despedido de los periodistas presentes en la  comparecencia de prensa, a quien les ha dicho que se va "sin rencor,  sin ningún sentimiento negativo y sin ningún dolor en el corazón",  pero "cargado de ilusiones, sonrisas y afectos".

El jefe del Consell ha expresado la "dignidad" y el "orgullo" que  siente por ser valenciano y por haber representado a cinco millones  de personas, que "han visto en estos años de mi presidencia un  aumento de prosperidad, de proyección y de fuerza".

"La Comunidad Valenciana hoy es completamente diferente a la que  conocíamos hace unos años, gracias al esfuerzo, al trabajo, a la  honradez y, sobre todo, por una mirada limpia y clara de los  gobernantes al frente de las instituciones democráticas", ha  resaltado Camps, quien ha incidido en que la Comunidad Valenciana es  "lo más grande".

  • 1