Local

El PP se olvida de las escuchas

"Lo que hay es un trato diferente a distintos grupos políticos". Fue la respuesta que ayer Rajoy dio a la pregunta "¿Hay escuchas ilegales a los políticos en España?". Ya el martes en el Congreso Sáenz de Santamaría hizo lo mismo, eludir hablar de las acusaciones que el propio PP difundió.

el 16 sep 2009 / 07:44 h.

TAGS:

"Lo que hay es un trato diferente a distintos grupos políticos". Fue la respuesta que ayer Rajoy dio a la pregunta "¿Hay escuchas ilegales a los políticos en España?". Ya el martes en el Congreso Sáenz de Santamaría hizo lo mismo, eludir hablar de las acusaciones que el propio PP difundió.

El resto de acusaciones, sin embargo, el presidente popular las dejó en pie. Recordó "cómo -según él- se ha detenido a muchos militantes del PP esposados y cómo se ha avisado a las televisiones para que salieran en ellas". Después de que el Congreso rechazase la pretensión de los populares de que compareciesen la vicepresidenta De la Vega y el ministro Rubalcaba para hablar de la "persecución" al PP, aseguró que su fuerza política pedirá en la primera sesión de control del Congreso que la vicepresidenta primera explique la decisión de la Fiscalía de recurrir el archivo de la causa contra Camps. En cuanto a Rubalcaba, le pedirá explicaciones sobre "qué pasó en Baleares" (el trato a los detenidos en el caso Palma Arena). Pero ni rastro de las famosas escuchas ilegales en el discurso de Rajoy.

"La señora Fernández de la Vega anunció desde Suramérica" el recurso de la Fiscalía, "probablemente muy molesta porque se archivara el asunto contra el presidente de la Generalitat valenciana" y otros militantes del PP. A este respecto, Rajoy señaló que, "desde el punto de vista democrático, esta señora tiene que dar una explicación y no puede esconderse y dejar de dar la cara en el Parlamento" y, por tanto, en la sesión de control "le preguntaremos sobre este asunto".

Muchas de estas personas, dijo, han salido "absueltos sin ni siquiera ser juzgados por los tribunales; hemos visto cómo el fiscal procede con saña contra militantes del PP y, sin embargo, no hace nada" en contra del ex presidente andaluz y actual vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, "que dio una subvención de diez millones de euros". El fiscal, dijo, tampoco "hace nada contra el director del CNI, que fue cesado por utilizar recursos" de este organismo para "cosas diferentes para las que debería haberlas utilizado", motivo por el que los populares piden "un trato igual para todos".

Mariano Rajoy también se refirió a que se publican secretos de sumarios "sin que el ministro de Interior dé explicaciones y, por tanto, el PP quiere que esto se aclare y que España "sea realmente una democracia madura, y que la Policía sea de todos y que no solamente se use para lo que decidan aquellas personas que la manden y, exactamente lo mismo, la Fiscalía".

En definitiva, el líder popular insistió en las mismas acusaciones que vienen lanzando reiteradamente los dirigentes populares, pero del conjunto de ellas ha desaparecido aquella a la que por primera vez se refirió la secretaria general de partido, María Dolores de Cospedal, y que Rajoy avaló en varias ocasiones, la de los pinchazos telefónicos a líderes del Partido Popular.

En estas circunstancias, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, recomendó al PP que "no haga el ridículo internacional" trasladando hasta el Parlamento Europeo el informe que acreditaría la supuesta "persecución" que está sufriendo el partido de Mariano Rajoy por parte del Gobierno.

A su juicio, esta estrategia del PP forma parte de una campaña ideada por el partido de Rajoy con el propósito de extender una "cortina de humo" sobre casos como el Gürtel y, a la vez, intentar conseguir "un espacio de impunidad".

Pero trasladando el asunto a la Unión Europea, además, Valenciano añadió un nuevo objetivo: "Tratar de enturbiar la Presidencia española" de la UE, en el primer semestre de 2010. Concluyó insistiendo en que un informe así "no tiene ninguna posibilidad de prosperar" en el Parlamento Europeo.

  • 1