Local

El PP se queda sin su ala más dura

El diputado y ex portavoz del PP Eduardo Zaplana abandona la política para dedicarse a la empresa privada: será delegado de Telefónica para la Unión Europea. Al despedirse aseguró que su marcha es "lo mejor" para él mismo y para el partido, cuya actividad no quiere "entorpecer". (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:58 h.

TAGS:

El diputado y ex portavoz del PP Eduardo Zaplana abandona la política para dedicarse a la empresa privada: será delegado de Telefónica para la Unión Europea. Al despedirse aseguró que su marcha es "lo mejor" para él mismo y para el partido, cuya actividad no quiere "entorpecer".

Con Eduardo Zaplana se va uno de los hombres que han puesto rostro al ala más radical del PP, uno de los que, junto a Ángel Acebes, ha encarnado al sector heredero de José María Aznar. Fue presidente de Valencia, ministro de Trabajo y portavoz del Grupo Popular en el Congreso. Pero, sobre todo, se le recuerda por ser portavoz del Gobierno del 11 al 14 de marzo de 2004, por lo que es visto como uno de los instigadores de la teoría de la conspiración, que ha defendido durante años la autoría de ETA en los atentados del 11-M en Madrid.

Tras la derrota del PP en las elecciones del 9 de marzo, Zaplana ya había avisado de que no quería ser más que diputado raso durante esta legislatura, pero finalmente sus aspiraciones se han alejado de la política por completo. Pero lo que más ha sorprendido es que el ex portavoz popular eligiera un día en el que la expectación, de no ser por su precipitado anuncio, hubiera recaído sobre la reunión del grupo parlamentario popular.

El encuentro, presidido por Mariano Rajoy, estaba llamado a ser el evento político del día, ya que era la cita en la que por fin se iban a conocer los nombres de los portavoces populares en las comisiones. Sin embargo, la curiosidad sobre el secreto tan celosamente guardado por Rajoy quedó apagada fulminantemente por una bomba informativa, todo un zaplanazo de certera puntería.

Así, como consecuencia inevitable, tanto Rajoy como la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, pasaron de ser los protagonistas de la noticia a los sujetos de reacción al notición, por cierto comentado también con entusiasmo por el resto de los partidos.

La despedida. El ex portavoz parlamentario firmó ayer mismo la renuncia a su acta de diputado para incorporarse a Telefónica como delegado para la UE, un cargo que le fue ofrecido hace dos semanas y que la compañía hizo oficial ayer por la mañana. Fue entonces cuando él se lo comunicó telefónicamente al presidente del partido, Mariano Rajoy.

Ayer, tras conocer la noticia, la mayoría de los medios de comunicación aseguraba que el sueldo que corresponde al cargo que ocupará Zaplana está en torno al millón de euros al año.

En declaraciones a los medios, el ex dirigente popular reivindicó su trayectoria política y recordó que antes de las elecciones ya anunció que "no tendría sentido" continuar como portavoz del Grupo Popular, un puesto "tremendamente expuesto" y que, a su juicio, desarrolló "francamente bien" durante el pasado mandato. En este sentido, señaló que cumplió "una misión" gracias a la que se alcanzaron todos los objetivos parlamentarios, como "mantener el partido unido y permitir que llegara a la final para ganar las elecciones".

"Después lamentablemente no se ganaron, pero tuvimos más de diez millones de votos y ahora se abre una nueva etapa", enfatizó. Así, recordó que, "de forma absolutamente voluntaria", decidió "dar un paso a la segunda fila" rechazando las ofertas "generosas" del partido.

Zaplana aseguró que abandona la política "con la satisfacción del deber cumplido" y reivindicó que "los datos objetivos" demuestran que su "esfuerzo" por el PP ha sido "notable". En este sentido, presumió de que el ex presidente Aznar le encargó "algún cometido político" y todos ellos, "absolutamente todos", los resolvió "satisfactoriamente".

  • 1