martes, 18 diciembre 2018
19:38
, última actualización
Local

El PP se queda solo al rechazar la revisión de su presupuesto

Pese a las críticas del CESS y la oposición, no se ajustarán ingresos ni habrá más gasto en empleo

el 30 dic 2011 / 21:10 h.

TAGS:

Rafael Belmonte, que se incorporó ayer como edil tras la marcha de Eugenia Romero, jura su cargo
El Gobierno cerró filas en torno a sus cuentas y se valió de la mayoría absoluta que ostenta para no cambiar ni una coma de sus presupuestos para 2012, que defendió como "rigurosos" frente a las críticas no sólo de la oposición -que en el caso del PSOE hasta solicitó la retirada de las cuentas y no se le fue aceptada una enmienda- sino de los agentes sociales, que emitieron un dictamen crítico a través del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), y del interventor, que pidió "prudencia" ante unas cuentas sujetas a una previsión de los presupuestos generales del Estado y a la venta de la antigua comisaría de La Gavidia, que también se incluye en la partida de ingresos.


El alcalde, Juan Ignacio Zoido, defendió así unas cuentas "serias y rigurosas" que, a su entender, no se desvían de las líneas marcadas por el programa electoral que le dio la victoria en las elecciones de mayo, algo de lo que no renunciará "salvo que lo impidan las circunstancias". En su alocución, una vez que se aprobaron los presupuestos gracias a los votos de sus 20 ediles, ensalzó la disminución del gasto corriente en un 5,3%, un ahorro en altos cargos que cifró en un 27,4% y la promesa de que ninguna empresa pública "se pondrá en riesgo".


Zoido, por último, señaló que los presupuestos tratan de "mirar para adelante" ante una "etapa difícil" en la que "no quiere hablar de herencias". Sin embargo, no fue así el discurso inicial de la delegada de Hacienda, Asunción Fley, que llamó a que el texto aprobado sienta "las bases de una recuperación" condicionada a la carga financiera y el remanente de tesorería negativa del anterior gobierno, así como "los pagos sin consignación" a proveedores. "El Ayuntamiento no puede ser el principal moroso de la ciudad", remarcó Fley, que reconoció que no ha sido fácil cuadrar los números. plan de empleo. La postura no convenció ni a PSOE ni a IU, que atacaron unas cuentas que tacharon de "ficticias". El portavoz del Grupo Socialista, Juan Espadas, se lanzó directamente a pedir la retirada de los presupuestos. A sabiendas de que se lo rechazarían, ideó un plan B a través de una enmienda que proponía crear un plan de empleo por distritos valorado en 11,6 millones, que se sacarían de reducir el sueldo a aquellos cargos que cobraran más que el alcalde de la ciudad y una reducción de 10% en el capítulo II. Sin embargo, los planes de empleo apenas llegaron al debate, al no ser aceptados. Más allá de este intento baldío, la oposición volcó todas sus dudas a la dificultad que atisban a la hora de cuadrar los ingresos y los gastos. Su hilo conductor se centró en la falta de concreción de los ingresos que se percibirán en 2012, tanto en los del Estado como en los de la futura venta de la Gavidia, que pese a iniciar los trámites, le queda por delante un proceso largo y la búsqueda de comprador. De hecho, Espadas indicó que el dinero de la Gavidia estaba ligado a la inversión en colegios y parques y jardines.

"Lo han cuadrado a martillazos", recriminó el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, que tachó de "opacidad" unos "presupuestos trileros" que "no tienen el aval de la Intervención Municipal". A eso incorporó, como ha denunciado en los últimos días, la previsión de multas, que pasa de 18 a 28 millones de euros.

"Eso más que voracidad tributaria es una indigestión", señaló a su vez el socialista Juan Espadas, que rescató el término utilizado por el concejal del PP Gregorio Serrano cuando denunció el presunto afán recaudatorio en la imposición de multas en debates del presupuesto anterior. Las quejas de la oposición se condimentaron con las denuncias de recortes en el Instituto Municipal de Deportes y hasta en Asuntos Sociales que "de no ser por la aportación de 30 millones de la Junta habrían descendido un 5%".

"La realidad es que no se han inflado los presupuestos", dijo en su defensa la delegada de Hacienda, que no obstante admitió que han hecho uso de la previsión de presupuestos de 2011, aunque culpó de estas dificultades a "la irresponsabilidad" del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Tampoco argumentó el informe de la Intervención Municipal, que "no pone en duda sino que establece criterios de prudencia" que asegura que cumplen. Hasta defendió la inclusión de la Gavidia, algo que "ha hecho cada año", aunque "es la primera vez que se aprueba antes el procedimiento".

Tanto Fley como Zoido mantuvieron una garantía de que no faltará dinero para las actuaciones en colegios ni para parques y jardines si finalmente no se culmina el proceso de venta de la Gavidía. "Habrá más ingresos", concluyó el alcalde como defensa final, aunque sin precisar de dónde llegarían esas partidas si falla la hoja de ruta marcada.

 

 


  • 1