miércoles, 21 noviembre 2018
16:50
, última actualización

El presidente acusa al PP de "manipular, engañar y jugar" con la jueza de los ERE

Griñán eleva la crítica a la investigación judicial y denuncia que "lo que recoge la magistrada en sus autos es lo que los populares" le dictan

el 15 dic 2011 / 12:45 h.

Griñán y Arenas, en la sesión de control al Gobierno, ayer.

De forma tajante y sin tapujos, el presidente de la Junta denunció ayer que el PP maneja a su antojo a la jueza Mercedes Alaya, que investiga la supuesta trama de Expedientes de Regulación de empleo (ERE) irregulares financiados con dinero público. En el último careo del año -y puede que de la legislatura- con los líderes de la oposición en el Parlamento, José Antonio Griñán acusó al PP de "engañar, manipular y jugar" con la magistrada porque, según dijo, lo que ésta "recoge en sus autos es lo que ustedes dicen", en alusión a los populares.


En una tensa sesión de control al Gobierno en la que la oposición arremetió duramente contra la gestión "nefasta" de la legislatura socialista, el líder del PP andaluz, Javier Arenas, no dejó escapar la ocasión -lo hace en cada pleno- de sacar un asunto que le está siendo muy rentable. Denunció "el acoso, desde el primer minuto", de la Junta a la jueza y pidió al presidente a que se "lea textualmente los autos". En su último escrito, que atiende diligencias del PP, Alaya vuelve a apuntar al presidente y exige a la Junta que le remita en diez días todos los expedientes tramitados desde 2005 por la Consejería de Economía, de la que Griñán era titular, sobre las modificaciones presupuestarias para dotar de tesorería a la agencia pública IDEA, que se encargaba de tramitar las ayudas del fondo de los ERE. El Gobierno ha recurrido el auto porque, a su juicio, usa términos "engañosos o cuanto menos confusos". La Junta sostiene que lo que firmó Griñán fue la autorización para que IDEA acudiera a un mayor endeudamiento, pero que es el Consejo Rector de la agencia pública el que aprueba las subvenciones.


En su réplica en la Cámara, Griñán aseguró que él se "lee los autos" de la jueza y que ve cómo el Partido Popular "la engaña" y "juega" con ella. Acusó a los populares de "hacer trampa" por "enseñar en el Parlamento un papel hace ocho meses y lo mandan ocho meses después a la jueza". Criticó que el PP "confunde términos jurídicos contables" e insistió en que "luego lo que recoge la jueza en los autos es lo que ustedes dicen". "Ustedes están presentando claramente un sumario paralelo para hacer conclusiones políticas", les espetó.


Hasta ahora, el presidente no se había pronunciado en este tono sobre la investigación judicial. Sí habían arremetido duramente contra el PP y habían dudado de la instrucción de la magistrada otros dirigentes socialistas, como la consejera de Presidencia, Mar Moreno, el portavoz parlamentario, Mario Jiménez, o la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz. El PP lleva tiempo erigiéndose en defensor de Alaya frente a los "ataques" de los socialistas. El número dos del PP-A, Antonio Sanz, criticó que el presidente haya "faltado el respeto" e "insultado" a la jueza y lamentó que la Cámara rechazara ayer la décima petición del PP de crear una comisión de investigación.


pulso. Lo que está claro es que la relación entre la Junta y la jueza Alaya es muy tensa. Desde que comenzó la instrucción judicial, el Gobierno andaluz ha plantado cara a la magistrada en varias ocasiones. La Junta, además de recurrir el último auto, hizo lo mismo con el penúltimo, difundido en plena campaña de las elecciones generales, por considerar, según explicó la consejera de Presidencia, que Alaya incurrió en un "error de bulto" por reclamar unos documentos con la firma de Griñán que, según el Gobierno, no existen. También la Junta presentó otros dos recursos contra los autos Alaya que exigían todas las actas del Consejo de Gobierno desde 2001. Ahí el Supremo dio la razón a la jueza.

  • 1