Local

El presidente complace a la vieja guardia y gira hacia la izquierda

Zapatero busca consenso dentro del PSOE para un Ejecutivo que saque a España de la crisis.

el 20 oct 2010 / 21:03 h.

TAGS:


Más peso político para comunicar mejor y guiños a la izquierda y a los sindicatos son las claves del nuevo Gobierno que ayer dio a conocer el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha querido tener más cerca al que será su mano derecha, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Éstas son las principales claves de ese cambio, que ha sorprendido a casi todos, porque sólo se esperaba la salida del Gobierno del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, aunque también sonaba con fuerza que Cristina Garmendia, responsable de Ciencia e Innovación, dejaría el Ejecutivo. Desde que Zapatero llegara al poder en 2004, la única superviviente de su primer Gabinete es la ministra de Economía, Elena Salgado.
Tampoco se esperaba la entrada en el Ejecutivo de la ya ex consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar. Zapatero busca en ella un perfil muy político, experiencia de gestión y una gran capacidad para explicar las decisiones a los ciudadanos. De similar perfil político es Rubalcaba, uno de los mejores comunicadores del Gobierno que el presidente quiere rentabilizar al máximo. También al frente de Interior seguirá buscando el fin de la banda terrorista ETA, hará de protector del presidente del Gobierno y será el encargado de anunciar cada viernes los acuerdos adoptados por el Consejo de Ministros.


Valeriano Gómez, aplicará
la reforma a la que se opuso

Con su nombramiento como ministro de Trabajo, Rodríguez Zapatero realiza un pequeño giro a la izquierda. Gómez, afiliado a la UGT, fue muy crítico con la última reforma laboral que ahora, circunstancias de la vida, le tocará poner en marcha. Es uno de los padres del Estatuto del Trabajo Autónomo y ahora deberá abordar la polémica reforma del sistema de pensiones que quiere impulsar el Gobierno y que en la actualidad estudia la Comisión del Pacto de Toledo.
El nuevo ministro también tendrá que reconducir el diálogo social, roto por la reforma laboral que rechazaron los sindicatos y por la que convocaron la huelga general del 29 de septiembre, día en el que el nuevo ministro de Trabajo se unió a las manifestaciones contra esta norma. El responsable de Trabajo deberá asimismo abordar otra importante reforma, la de las políticas activas de empleo, para cumplir así con una de las últimas promesas en materia económica del presidente del Gobierno.


Trinidad Jiménez, de Sanidad a Asuntos Exteriores
La nueva ministra de Asuntos Exteriores abandona la cartera de Sanidad para continuar la labor de su antecesor, Miguel Ángel Moratinos (que sale del Gobierno). Zapatero ha querido recompensar el apoyo que siempre ha recibido de ella tras su derrota frente a Tomás Gómez en las primarias socialistas de Madrid para las elecciones regionales del próximo año. Este nuevo cargo no es del todo desconocido para Jiménez dado que ya fue nombrada secretaria de Estado para Iberoamérica. Como retos inminentes deberá calmar la relación con Venezuela tras la investigación judicial sobre ETA en este país y afrontar el próximo lunes el debate en la UE sobre la Postura Cuba de los 27 con Cuba.

Leire Pajín, la nueva ministra más joven del Gobierno

Leire Pajín ha sido recompensada por Zapatero por su trabajo al frente de la Secretaría de Organización del PSOE ofreciéndole el nuevo Ministerio de Sanidad, Igualdad y Política Social. Ahora, deberá continuar las políticas de Bibiana Aído (que permanece en el Gobierno como secretaria de Estado) y, como responsable de Sanidad, tendrá que enfrentarse al gran problema de la sostenibilidad del servicio público del Sistema Nacional de Salud. Entre los episodios de desgaste que ha tenido que sufrir Pajín estuvo la derrota del PSOE en las elecciones europeas y, pocos meses después, la moción de censura que impulsó el PSOE de Benidorm, su ciudad -y donde su madre, Maite Iraola, es concejal- en contra de la dirección de los socialistas valencianos. Los ediles abandonaron el partido para no ser expulsados.

Ramón Jáuregui, hombrefuerte entre los socialistas
El eurodiputado socialista y hombre fuerte dentro del PSOE, Ramón Jáuregui, es el nuevo ministro de Presidencia y tendrá como principales cometidos la relación con las Cortes Generales y con los grupos parlamentarios, lo que no le resultará desconocido ya que fue secretario general del Grupo Socialista en años de la llamada "geometría variable". También se encargará de la coordinación gubernamental y de la comisión de subsecretarios donde se preparan los Consejos de Ministros. Según explicó ayer, le tocará además "alguna tarea de comunicación política con la ciudadanía". Fue viceconsejero del Gobierno vasco con José Antonio Ardanza y es, al igual que Rubalcaba, experto en la lucha contra el terrorismo de ETA.

Miguel Ángel Moratinos,seis años junto a Zapatero
El cesado ministro de Asuntos Exteriores era uno de los que formaba parte del primer Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Experto en Oriente Próximo y muy respetado en la diplomacia internacional, ayer recibió palabras de elogio de la Alta Representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, quien recordó ayer la "excelente cooperación" con Moratinos y destacó el "conocimiento y experiencia" de Moratinos en regiones como Latinoamérica, el Caribe y Oriente Próximo. Su cese, que recibió con lágrimas, le pilló por sorpresa. De hecho, tenía la agenda cerrada para un mes. Siempre fue más querido fuera que dentro de España.

Bibiana Aído, adiós a unaapuesta del presidente
La gaditana Bibiana Aído deja la cartera del Ministerio de Igualdad, que también desaparece para integrarse en el de Sanidad. El propio Zapatero reconoció ayer que la eliminación de este ministerio no fue "una decisión fá- cil" pero arguyó que el Congreso había solicitado en varias ocasiones una reducción ministerial debido a la crisis económica. Aído pasa ahora a ocupar la secretaria de Estado de Igualdad dentro del ministerio que ahora dirige Leire Pajín. Se enteró de su cese ayer por la mañana mientras era entrevistada en Telecinco.

Beatriz Corredor, otroministerio que fracasa
Una de las grandes apuestas de Zapatero cuando llegó a la Moncloa fue la creación del Ministerio de Vivienda en virtud de su apoyo a las políticas sociales. Ahora, después de seis años en marcha y un balance en resultados más que discreto, desaparece para integrarse en la estructura de Fomento.

Elena Salgado, la única que supera todas las crisis
Tras la remodelación de ayer continúa al frente de la cartera de Economía y Hacienda y, con las salidas de Moratinos y De la Vega, es la única que ha estado en todos los Gabinetes de Rodríguez Zapatero. La labor más importante que tiene por delante es sentar las bases definitivas para lograr la recuperación definitiva y lograr que España deje atrás la actual crisis económica.

Elena Espinosa, detractores y partidarios hasta el final
Elena Espinosa, ex ministra de Medio Ambiente, aunque de perfil político bajo, fue alabada ayer por los diferentes sectores con los que ha trabajado directamente al frente del ministerio. Responsable de las políticas mediambientales, agrarias y pesqueras del país, recibió ayer las gracias por parte del colectivo de cazadores, que confían en seguir el diálogo con su sucesora, Rosa Aguilar. Por el contrario, para las organizaciones agrarias el cambio es positivo porque con Espinosa ya estaban agotadas todas las vías para dar una salida eficaz al sector.

Chaves, Caamaño, Chacón
Garmendia, Gabilondo,
Blanco y Sinde continúan

Seis ministros seguirán, tras esta remodelación, al frente de los cargos que ostentaban antes de los nuevos puestos anunciados ayer por Zapatero. El vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial asume ahora las competencias de la Función Pública (llamadas anteriormente Administraciones Públicas) que hasta ayer dependían de la anterior vicepresidenta y ministra de Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega.
Igualmente, el responsable de la cartera de Justicia, Francisco Caamaño, sigue al frente de su cartera y deberá poner en marcha el plan de modernización de la Justicia, tan demandado por los miembros de la carrera judicial. También, Miguel Sebastián permanece en Industria para hacer frente a la gestión de los recursos energéticos del país.
También han salvado la tercera crisis de Gobierno de Rodríguez Zapatero Carme Chacón (Defensa), Ángeles González-Sinde (Cultura), José Blanco (Fomento), Ángel Gabilondo (Educación) y Cristina Garmendía (Ciencia e Innovación). La primera de ellas es también una de las más valoradas desde que accediera a ser la responsable de las Fuerzas Armadas españolas. González-Sinde, que ingresó en el Ejecutivo en la última remodelación de abril de 2009, mantiene abierto el frente de la lucha contra la piratería, los derechos de autor y las descargas en la red de archivos con derechos de autor.
Blanco continuará al cargo de las infraestructuras y suma Vivienda; mientras que Gabilondo, una vez fracasado el pacto educativo, continuará buscando el consenso. Por último, Garmendia, que estaba en todas las quinielas para salir del Ejecutivo, debe afrontar la reducción en su partida presupuestaria para impulsar la ciencia y la innovación.

  • 1