Local

El presidente de Túnez mantiene en el Gobierno a afines de Ben Alí

Ghannouchi, que eleva a 78 los muertos, legalizará los partidos y liberará a los presos políticos.

el 17 ene 2011 / 21:24 h.

TAGS:

Varios operarios se llevan retratos del huido ex presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, en un edificio público.

El primer ministro de Túnez, Mohamed Ghannouchi, anunció ayer la composición del nuevo Gobierno en el que algunos de los ministros bajo la presidencia del presidente depuesto, Zine al Abidine Ben Alí -exiliado en Arabia Saudí-, mantienen sus cargos y entran figuras históricas de la oposición. El nuevo Ejecutivo confirmó ayer que las revueltas de los últimos días se han cobrado ya un total de 78 vidas.


Asimismo, Ghannouchi anunció que se pondrá en libertad a todos los presos políticos, para lo cual se redactará una ley de amnistía, y legalizará los partidos políticos que lo soliciten. Además comunicó que el nuevo Gobierno investigará a cualquier persona sospechosa de corrupción o de haber amasado una fortuna bajo el régimen del depuesto presidente. "Cualquiera que acumulara una riqueza enorme o sea sospechoso de corrupción será llevado ante un comité de investigación", explicó. "Nuestra prioridad es la seguridad, la reforma política y económica", precisó.


Para lograr tales objetivos, Ghannouchi anunció la creación de tres nuevas comisiones: la Comisión Superior de Reforma Política, encargada de revisar la Constitución; la Comisión nacional que investigará los asuntos de malversación y de corrupción, y la Comisión nacional que abordará los abusos durante el último periodo de Gobierno.


El presidente del Parlamento, Fouad Mebazza, presidente en funciones después de que Ben Alí abandonara el país el viernes en medio de una ola de protestas antigubernamentales, había pedido a Ghannouchi la formación de un Gobierno de unidad nacional.

No obstante en el Gabinete sólo hay representantes de la oposición legalizada por Ben Alí; siguen ignorados los partidos de tendencia comunista (entre ellos, el Partido de los Trabajadores), de izquierdas (el Partido por la República), y del islamismo moderado (E Nahda). El nuevo Ejecutivo deberá dirigir el país hasta la celebración de las elecciones, que se prevé en seis o siete meses, según el acuerdo alcanzado entre el hasta ahora partido gobernante, Reagrupación Constitucional Democrática (RCD) y la oposición


De cara a las elecciones, el político tunecino Moncef Marzouki, líder exiliado de un partido opositor de carácter secular, anunció su vuelta al país africano y confirmó su candidatura a los comicios. "Soy candidato", declaró Marzouki durante una entrevista en la emisora gala France Info. El político encabeza el partido Congreso para la República, de centro-izquierda, y reside actualmente en París.


descontento. Mientras, entre las gentes de la calle, la formación del nuevo Gobierno se recibió con escepticismo. "No confiamos en este Gobierno porque están las mismas caras, Ghannouchi, Morjane y en particular Friaa", afirmó Mohamed Mishrgi. El primer ministro "no ha cambiado nada, es como si el sistema de Ben Alí siguiera aquí, por esa razón las manifestaciones continúan en Túnez.

Queremos un nuevo estado con un nuevo pueblo", añadió el ciudadano. Otro tunecino, Hosni Saidani, consideró que "es difícil confiar en estas personas porque participaron en el sistema de Ben Alí, pero no tuvieron valor para frenarlo".


También trascendió ayer que la mujer del derrocado Ben Alí, Leila Trabelsi, sacó del Banco Central de Túnez 1,5 toneladas de oro antes de abandonar el país junto con su marido con destino a Arabia Saudí. Eso es al menos lo que sospecha el Elíseo, en base a la información con que cuentan los servicios secretos franceses sobre el último día de Ben Alí al frente del país, según informó Le Monde. Al parecer, Trabelsi acudió al Banco Central en busca de lingotes de oro, pero el gobernador se negó a dárselos. La mujer llamó entonces al presidente, quien inicialmente se opuso a la petición, pero luego cedió.
Por último, los últimos turistas españoles que quedaban en Túnez, en torno a una treintena de personas, regresaron ayer a España, según informó una portavoz del Ministerio de Exteriores.

  • 1