Deportes

El presidente del Betis pide perdón 40 horas después del partido

Los movimientos de la oposición a la gestión de Manuel Ruiz de Lopera no hacen mella aún en el máximo accionista. Por el momento, no se atisban dimisiones en el consejo de administración y se esperan ofertas por el paquete accionarial de Farusa. Es de esperar que lleguen.

el 16 sep 2009 / 03:43 h.

Los movimientos de la oposición a la gestión de Manuel Ruiz de Lopera no hacen mella aún en el máximo accionista. Por el momento, no se atisban dimisiones en el consejo de administración y se esperan ofertas por el paquete accionarial de Farusa. Es de esperar que lleguen.

En el fondo parece latir el sentimiento de Lopera de no querer desprenderse de su paquete mayoritario de acciones. Tras una jornada después del descenso en el que la oposición a su gestión solicitó su marcha de la entidad por enésima vez, con manifiestos incluidos en los que se admitían ofertas para la compra del paquete mayoritario de acciones, el consejero delegado del Betis dio una respuesta a través de sus medios oficiales con respecto a las estimaciones realizadas en torno a un posible valor de dichas acciones. "Una oferta de 15 millones es irrisoria para hacerse con el control del Betis", despachaba la radio del club, respondiendo a la estimación realizada por Emilio Carrillo el pasado lunes en torno a un posible valor de las acciones de Lopera. O la presión se hace insoportable para Lopera por parte del beticismo, que deberá demostrar si de verdad desea la salida del dirigente, o llega a las oficinas de la calle Jabugo un señor con una oferta mucho más convincente en cuanto a cifras. El asunto es que el beticismo clama por un cambio, pero de momento no se dan los pasos para que se produzca de inmediato.

Mientras el club denuncia una "coacción mediática" para que se vendan las acciones de Lopera, Miguel Cuéllar, cabeza visible de la Liga de Juristas Verdiblancos, muy unida a la plataforma Por Nuestro Betis, afirmaba en torno a la ausencia de una oferta concreta a Lopera que "es un tema que se debe tratar con prudencia y desde la unidad de todos los grupos que desean el cambio. También hay que saber si el señor Lopera desea vender, pero que no le quepa la duda a nadie de que existen béticos con garantías financieras suficientes para hacer una oferta que convenza al señor Lopera".

Eso sí, Cuéllar especificó que deberá pasar un tiempo prudencial antes de que se formalice esa oferta "Llamen la puerta y presenten una oferta, llámese señor Galera o Carrillo", clamaba ayer la radio oficial del club.

Mientras, Pepe León, todavía presidente del Real Betis, leía un comunicado en el que por fin se pedía perdón a la afición por el desastroso descenso del domingo. Algo es algo, aunque sea tarde y sin la presencia de la voz que todos los béticos desean escuchar, que no es otra que la del propio Lopera. En cuanto al futuro del consejo, el presidente León se ha tomado un periodo de reflexión y el resto de consejeros no tienen por el momento la intención de abandonar el barco. El silencio es total por parte de los que acompañan a Lopera, que no quieren dar un paso en falso en espera de cómo evolucionan las cosas.

  • 1