Local

El presidente del TSJA denuncia el abuso de "pleitos inútiles"

Del Río pide cambios legales y de cultura para una «justicia sostenible»

el 17 dic 2010 / 20:57 h.

TAGS:

Lorenzo Del Río tomó ayer posesión como presidente del TSJA.

El nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, tomó ayer posesión del cargo con un discurso en el que definió claramente las luces y sombras del sistema judicial: lo peor es "la lentitud" y lo mejor sus "magníficos profesionales". Del Río reconoció que hay "un número demasiado elevado de jueces que trabaja profundamente desencantado" y que no se ofrece un servicio acorde al siglo XXI, pero no todo es culpa de los jueces. De hecho, reclamó reformas legislativas y "responsabilidad deontológica" para evitar el "abuso" de "pleitos inútiles" y pasar del colapso actual a una "justicia sostenible".

El nuevo presidente del TSJA fue apadrinado ayer por su padre, el magistrado jubilado Juan del Río y el vocal del CGPJ Manuel Torres Vela, y tomó posesión en la Real Chancillería de Granada ante el presidente del CGPJ, Carlos Dívar; el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y numerosas personalidades institucionales y de la judicatura

. Ante todos ellos denunció el "constante abuso de la jurisdicción que se hace en España" y abogó por medidas para evitar la reiteración de recursos "con simple ánimo dilatorio" que pasan por reformas legislativas, como prever para determinadas materias una única posibilidad de recurso o incrementar las costas e inculcar una nueva cultura en asesores y mediadores jurídicos.

Del Río releva en el puesto a Augusto Méndez de Lugo -que se jubiló en julio tras 15 años en el cargo- tras imponerse a otros cuatro candidatos en una designación que llegó a posponerse tres veces al entrar en juego el reparto de sillones con otros Tribunales territoriales como el valenciano, lo que obligó a nombrar hasta dos presidentes interinos.Jiennense de 54 años, pertenece a la asociación moderada Francisco de Vitoria y ha desarrollado la mayoría de su carrera judicial en Cádiz, cuya Audiencia presidía desde 1998. Precisamente, en su discurso de ayer, señaló que la figura de los presidentes de Audiencias provinciales está "desaprovechada" y encargó a éstos una labor de "constante control" y "detección y previsión de problemas" en los juzgados de sus territorios. Reconoció que "una cuarta parte de los órganos judiciales necesitan seguimiento y refuerzo".

En su programa para este mandato de cinco años, prometió transparencia y fluidez en las relaciones con una administración en la que confluyen agentes dependientes del Gobierno central y autonómico y del CGPJ, lo que genera "dispersión". Abogó por una mayor coordinación entre los órganos judiciales, huyendo de la acción individualista y en aras de una "nueva cultura colegiada", y también por una redistribución de recursos frente a una situación actual con "órganos con exceso de personal, ausencia absoluta de movilidad laboral y especialización y falta de gestión y control".

El presidente del TSJA no olvidó la complejidad del momento actual ante la implantación de la nueva oficina judicial y abrió una reflexión sobre los efectos de la falta de autonomía financiera en el poder judicial. "Es nuestro modelo constitucional y punto, aunque podría ser otro", señaló, al tiempo que insitió en pedir "financiación adecuada" ya que más allá de la independencia directa de los jueces existe otra indirecta "que afecta a los medios de que se vale cada juez en la soledad de su despacho" para decidir.

  • 1