Local

El presidente del TSJA dice que en el 'caso Marta' había "finalidad criminal distinta" a la del juicio de jurado

el 27 ene 2011 / 13:27 h.

TAGS:

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía  (TSJA), Lorenzo del Río, ha asegurado que "con arreglo a las  calificaciones de las partes" en el caso de la violación y del  asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo "había una  finalidad criminal distinta a la del juicio de jurado y, por tanto,  debía llevarse a un tribunal profesional".

Así se ha pronunciado Del Río cuestionado por la decisión de la  Sala de lo Civil y Penal del TSJA de que sea un tribunal profesional  el encargado de enjuiciar el caso de la violación y asesinato de la  joven, por el que se sentarán en el banquillo cuatro acusados mayores  de edad, concretamente Miguel Carcaño, su hermano Francisco Javier  Delgado, María García y Samuel Benítez.

"Es una decisión que hemos tomado y hasta ahora todas se están  tomando con arreglo a la normalidad de la legalidad", ha indicado el  responsable del alto Tribunal andaluz, quien se ha reunido este  jueves en Málaga con magistrados de las salas del TSJA en la capital,  los magistrados de la Audiencia malagueña y de los juzgados  unipersonales.

Respecto al juicio al menor de edad conocido como 'El cuco', ha  dicho que "se está celebrando muy bien y se está meticulosamente  cumpliendo con la legalidad". Este juicio comenzó en el Juzgado de  Menores número 3 el pasado 24 de enero, coincidiendo con el segundo  aniversario de la desaparición de la joven, y se celebra a puerta  cerrada.

En el caso de los mayores acusados, el TSJA desestima íntegramente  los recursos de apelación interpuestos por la Fiscalía y la acusación  particular -la familia de la víctima-, que pedían un jurado  popular, y confirma la resolución que dictó el magistrado de la  Audiencia Provincial de Sevilla Javier González el pasado 13 de  agosto de 2010, que ya valoró que fuera un tribunal profesional el  que juzgara.

En el auto de la Sala, los magistrados entienden que "el delito  fin o el objetivo perseguido" por los acusados fueron las agresiones  sexuales y no el asesinato -que es el delito que corresponde  enjuiciar a un jurado popular-.  

  • 1