Local

El presidente italiano advierte contra la intolerancia y violencia xenófoba

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, denunció los casos de intolerancia registrados recientemente en Italia y pidió a todos los ciudadanos e instituciones que detengan "cualquier riesgo de retroceso civil".

el 15 sep 2009 / 05:48 h.

TAGS:

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, denunció los casos de intolerancia registrados recientemente en Italia y pidió a todos los ciudadanos e instituciones que detengan "cualquier riesgo de retroceso civil".

Nápolitano hizo estas manifestaciones en su mensaje con motivo de la Fiesta Nacional, que se celebra el 2 de Junio, en el que dijo que "no puede callar" su preocupación por el aumento de hechos "que constituyen la negación de los principios y valores constitucionales".

El Jefe del Estado manifestó que son fenómenos de intolerancia y de violencia de cualquier tipo, "violencia contra la seguridad de los ciudadanos, de sus vidas y de sus bienes, intolerancia y violencia contra el extranjero, intolerancia y violencia política, intolerancia y rebeldía hacia las legítimas decisiones del Estado democráticos".

Con esas palabras, Napolitano se refería, entre otros, a los recientes casos relacionados con la inmigración clandestina, la quema de asentamientos gitanos, las muertes de varios italianos a manos de inmigrantes ilegales y casos de xenofobia registrados en Roma y Nápoles.

El mandatario italiano pidió a todos los ciudadanos e instituciones "que comparten" su "preocupación" que "paren cualquier riesgo de retroceso civil en esta Italia que tiene siempre viva sus más profundas tradiciones históricas y raíces humanistas".

Las palabras de Napolitano, que fueron compartidas por toda la clase política, se produjeron el mismo día en el que unos 50.000 norteños asistieron en la localidad de Pontida (en la zona alpina) a la manifestación anual de la Liga Norte, el partido gubernamental de tintes racistas.

La seguridad, el federalismo fiscal y la reforma del Tratado de la Unión Europea (UE) fueron los temas tratados. El líder de la Liga Norte, el ministro para las Reformas, Umberto Bossi, dijo que "no quieren" la guerra contra los inmigrantes, "sino una vía pacífica de reformas".

Pero en medio de los aplausos de sus seguidores, Bossi añadió que una inmigración sin reglas "acaba por producir enfrentamientos".

De seguridad también habló el ministro de Interior y número dos de la Liga Norte, Roberto Maroni, promotor de las nuevas medidas para luchar contra la inmigración clandestina, quien reiteró "tolerancia cero" contra los ilegales.

"La tolerancia cero es nuestro objetivo y os aseguro que lo lograremos. Estamos para remediar los daños cometidos por el último gobierno (de Romano Prodi) y para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Hemos aprobado ya normas para dificultar los matrimonios de conveniencia y hacer más fáciles las expulsiones", dijo Maroni.

El ministro recordó las medidas aprobadas para atajar la mendicidad y la introducción del delito de inmigración clandestina, que ha sido criticado por la oposición y la Iglesia.

"Nos acusan de habernos convertido en un país racista y xenófobo. Son tonterías de quienes no quieren aceptar que han cambiado las cosas. He ido a ver qué sucede en otros países y he descubierto que en Francia el delito de inmigración clandestina tiene ya 15 años y que también existe en Gran Bretaña y Alemania y en ese país lo aprobaron los socialistas de Schroeder y los verdes", manifestó Maroni.

El ministro aprovechó para criticar a la oposición italiana y a los magistrados y aseguró que el "paquete" de medidas de seguridad estará totalmente aprobado en julio próximo.

Los líderes de la Liga aseguraron que el federalismo fiscal será aprobado en diciembre de este año.

Sobre el tratado de Lisboa, los dirigente de la Liga insistieron en que debe ser el pueblo italiano el que decida a través de un referendo. La Constitución italiana no contempla referendos sobre ratificación de tratados internacionales, que corresponde al Parlamento.

  • 1