viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

El presidente nota la crisis económica

La crisis económica también ha pasado factura al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En abril de 2008, según el Barómetro del CIS, el Gobierno socialista tenía una ventaja de seis puntos sobre el PP. Seis meses después ya había un empate técnico entre ambos partidos.

el 15 sep 2009 / 20:41 h.

TAGS:

La crisis económica también ha pasado factura al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En abril de 2008, según el Barómetro del CIS, el Gobierno socialista tenía una ventaja de seis puntos sobre el PP. Seis meses después ya había un empate técnico entre ambos partidos.

A medida que los apuros económicos pasaron a ser dificultades para más tarde convertirse (una vez que pasaron las elecciones generales del pasado marzo) en una crisis con todas las letras, la ventaja del Ejecutivo de Zapatero se difuminaba. El pasado mes de abril, tan sólo un mes después de los comicios en los que el de León volvió a imponerse al líder del PP, Mariano Rajoy, la ventaja era de seis puntos en intención de voto y la valoración del presidente rozaba el 6, una de sus notas más altas en estos cinco años al frente del Ejecutivo. La confianza entre el votante y el candidato era entonces máxima.

Seis meses después, en octubre, el panorama que dibujaba el último Barómetro del CIS publicado, era bien distinto para Zapatero y sus ministros. Socialistas y populares empataban en intención de voto y la nota del presidente ya era de suspenso (4,73) en la misma tónica que en julio.

En medio de todo esto, España hacía frente a una de las mayores crisis de las últimas décadas, la amenaza de la recesión se convertía en una realidad, numerosas empresas presentaban expedientes de regulación de empleo (ERE) que elevaban el número de parados hasta los tres millones mientras otras anunciaban su cierre, especialmente las relacionadas con la construcción. Una negra perspectiva que ya empezaban a intuir los españoles. En enero pasado, el 27,4% de los votantes pensaban que la situación económica del país era mala, mientras un 16% creía que era buena, según el Barómetro del CIS. En noviembre, ya era el 39,6% de los españoles los que calificaban de mala la situación y tan sólo el 4,1% aseguraba que era buena.

Escasos réditos. Pero lo cierto es que, pese a los devastadores efectos que la crisis está teniendo sobre los trabajadores, el PP, el principal partido de la oposición, no logra grandes réditos políticos. Su mayor logro ha sido recortar la ventaja de seis puntos, pero poca más. Además, hay que tener en cuenta que, salvo sorpresa, las próximas elecciones generales no se celebrarán hasta 2012 y los expertos calculan que para 2010 la situación de crisis económica esté casi solventada.

Las valoraciones que los españoles han otorgado a Mariano Rajoy durante el año que recién acaba no han superado en ningún momento a las de Zapatero, ni en los peores momentos de éste. Rajoy siempre ha obtenido un suspenso como nota, hasta el 3,88 del sondeo del mes de octubre. Además, los ciudadanos ven más capacitado al Gobierno actual que al equipo de Rajoy para afrontar la crisis, como refleja el Barómetro de octubre.

No obstante, tanto Zapatero como Rajoy tienen tres piedras de toque este año que verificarán su liderazgo: las elecciones gallegas, vascas y europeas.

  • 1