Local

El presidente Zelaya se refugia en Nicaragua

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha sido recibido a su llegada al aeropuerto internacional de Managua con aplausos, vivas y abrazos por los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela; Rafael Correa, de Ecuador y el anfitrión de Nicaragua, Daniel Ortega.

el 16 sep 2009 / 04:57 h.

TAGS:

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha sido recibido a su llegada al aeropuerto internacional de Managua con aplausos, vivas y abrazos por los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela; Rafael Correa, de Ecuador y el anfitrión de Nicaragua, Daniel Ortega.

En Managua, donde participará en una reunión urgente de la ALBA, que exigirá sea restituido en su cargo, también ha acudido a recibirle el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en representación del presidente de ese país, Raúl Castro.

Honduras continúa así en un compás de espera después de que el Congreso destituyera a Manuel Zelaya como presidente y nombrase en su lugar a Roberto Micheletti, gobierno que no ha sido reconocido hasta ahora por ningún otro país.

La primera medida de Micheletti fue imponer un toque de queda por al menos 48 horas con el fin de que el país recupere la tranquilidad.

Minutos antes de partir hacia Managua desde Costa Rica, donde fue llevado por la fuerza, Manuel Zelaya consideró que Roberto Micheletti se ha "suicidado políticamente".

Zelaya afirmó que "no puede haber dos presidentes porque el pueblo solo ha elegido a uno". "A los presidentes los elige el pueblo, no unos diputados", agregó.

Por su parte, Roberto Micheletti justificó que los militares detuvieran y deportaran a Zelaya, y aseguró que el cambio de jefe de Estado en el país no ha significado un golpe de Estado.

En su primera rueda de prensa tras ser investido por el Parlamento, Micheletti insistió en que Zelaya fue "sustituido" mediante un procedimiento fijado en la Constitución, después de que los militares lo sacaran a la fuerza del cargo y del país.

Representantes de los sectores sociales y de los sindicatos de Honduras anunciaron una huelga general a partir de este lunes en demanda del regreso de Manuel Zelaya.

El presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), Andrés Pavón, indicó a Efe que desde este lunes los trabajadores del sector público y los miembros de la Central General de Trabajadores (CGT), entre otras agrupaciones gremiales, se pondrán en huelga en todo el país.

Sin mencionar expresamente a Micheletti, que juró el cargo poco después de la destitución de Zelaya, funcionarios de alto rango del Gobierno de Barack Obama dijeron que EEUU sólo reconoce como único "presidente constitucional" de Honduras a Manuel Zelaya.

De manera similar se pronunciaron el Grupo de Río, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), el Sistema de Integración Centroamericana, el Mercosur y varios presidentes de la región, que dijeron desconocer a cualquier otra autoridad que no sea Zelaya y repudiaron lo que la mayoría calificó de "golpe" de Estado.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez adelantó que se hará lo que "haya que hacer" para restituir en la Presidencia de Honduras a Manuel Zelaya, porque "no vamos a permitir más gorilas en este continente".

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por aclamación una resolución de siete puntos que condena "enérgicamente" el "golpe" contra Zelaya.

Tras varias horas de deliberaciones en Washington, el Consejo Permanente aprobó la resolución en la que además se exige el retorno de Zelaya al poder y se fija una sesión extraordinaria de la Asamblea General de la OEA para el próximo martes para estudiar los próximos pasos a seguir.

La declaración, que, según el embajador de Honduras ante la OEA, Carlos Sosa, "cumple con las aspiraciones" del Gobierno de Zelaya, exige el retorno de éste a sus funciones constitucionales y declara que "no se reconocerá ningún Gobierno que surja de esa ruptura inconstitucional".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó, mediante una declaración escrita, a la "restitución de los representantes democráticamente elegidos del país y al pleno respeto de los derechos humanos, incluidas salvaguardas de seguridad para el presidente Zelaya, los miembros de su familia y su gobierno".

El jefe de Estado de Paraguay, Fernando Lugo, en su carácter de presidente pro témpore del Mercosur, anunció que ese bloque no reconocerá "a ninguna otra autoridad" de ese país que no sea Zelaya.

En Managua están previstas reuniones de presidentes de la ALBA, el SICA y el Grupo de Río para tratar la crisis en Honduras y ayudar a que Zelaya, que estará allí, sea restituido en el cargo.

El Congreso y el propio Micheletti, sin embargo, dijeron que han hecho lo correcto, pues Zelaya había incurrido en "reiteradas violaciones" de la Constitución, otras leyes y sentencias judiciales, el argumento esgrimido para su destitución.

Micheletti aseguró que no llega a la Presidencia "bajo la ignominia de un golpe de Estado" y prometió cumplir la Constitución y las leyes", además de garantizar que se celebrarán elecciones generales el 29 de noviembre próximo, como estaba previsto.

El hasta ahora titular del Congreso asumió porque desde hace meses está vacante el cargo de vicepresidente del país, al que le hubiera correspondido la Presidencia, según prevé la Constitución para el caso de que el jefe de Estado sea destituido.

El Parlamento, de 128 escaños, designó a Micheletti para completar los seis meses que faltan hasta el 27 de enero de 2010, cuando Zelaya debía entregar el poder al ganador de las elecciones de noviembre.

Los funcionarios de la Administración Obama que hablaron con la prensa en Washington opinaron que es "difícil tomar en serio" esa supuesta carta de renuncia e instaron a un pronto retorno de Zelaya al país.

Sin precisar detalles, uno de los funcionarios dijo que Estados Unidos ha sido "muy claro" con los distintos sectores e instituciones de Honduras de que cualquier resolución a la crisis debe ser "democrática" y "constitucional".

  • 1