Local

El primer adiós a Regiones Devastadas

Tras meses de preparativos y reuniones, las despedidas llegaron ayer a Regiones Devastadas, de la mano de varios camiones de mudanza y grúas encargadas de trasladar las pertencencias de las cuatro primeras familias. Los vecinos del bloque 2 de San Juan de la Cruz dejaron así un barrio al que podrán volver cuando esté rehabilitado.

el 16 sep 2009 / 06:14 h.

TAGS:

Tras meses de preparativos y reuniones, las despedidas llegaron ayer a Regiones Devastadas, de la mano de varios camiones de mudanza y grúas encargadas de trasladar las pertencencias de las cuatro primeras familias. Los vecinos del bloque 2 de San Juan de la Cruz dejaron así un barrio al que podrán volver cuando esté rehabilitado.

Residían en unas viviendas muy deterioradas de la zona de Regoiones Devastadas y con unas rentas inferiores a los tres euros. Ayer se trasladaron a un edificio de Emvisesa en la calle Ramón Carande como primera fase de un complejo proyecto que supondrá la demolición, por etapas, de los antiguos bloques, y la construcción de nuevas viviendas. Son Natalia Martín, Joaquín y los otros vecinos del bloque 2 de San Juan de la Cruz, uno de los que presentaba un peor estado de conservación de la barriada. Han sido los primeros de una operación que afectará a 210 viviendas de 18 bloques distintos. Todos serán trasladados a nuevas viviendas facilitadas por el Ayuntamiento, que también asumirá los costes del desalojo y de las mudanzas.

El plan de trabajo se estrenó ayer con la presencia del delegado de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y del responsable del distrito Cerro-Amate, Francisco Fernández. Entre cajas, muebles embalados, sillas, camas y operarios, que transitaban cargados por los entresijos del deteriorado edificio, los vecinos de las cuatro viviendas afectadas lanzaban sus últimas miradas a los pisos que hasta ayer eran sus hogares. Después, uno a uno fueron recibiendo de la mano de los responsables municipales las llaves de sus nuevos pisos en Ramón Carande.

En sólo unos días, entre el 27 y el 28 de julio, ocho familias del número 12 de la misma calle, San Juan de la Cruz, seguirán sus pasos. Y unas semanas después lo hará la última inquilina de esta primera fase aprobada el pasado viernes en el Consejo de Administración de Emvisesa y firmada por los 13 vecinos afectados. Poco a poco más residentes de este barrio se irán sumando a esta actuación y dejarán sus pisos con su retorno garantizado.

Los vecinos de Regiones Devastadas tienen garantizado el retorno a su barrio, una vez que las viviendas hayan sido derribadas y se hayan construido 18 bloques nuevos. Pero también pueden optar por acceder a una VPO en alquiler con opción a compra o por comprar una vivienda. La alternativa más económica es la primera, aunque con la incertidumbre de si los vecinos, con escasos recursos económicos, podrán hacer frente a los gastos de un edificio nuevo con ascensores. Pese a esto, son muchos los que como Natalia Martín, aspira a no regresar a Regiones Devastadas, y a quedarse en una de las viviendas protegidas que facilitará Emvisesa.

  • 1