Local

El primer caso de bebé robado llega al tribunal

Fue robado en 1970 en un Hospital Civil de Málaga

el 07 feb 2011 / 20:40 h.

TAGS:

Un juzgado de Málaga investiga por primera vez el posible robo de un bebé que pudo ocurrir en el Hospital Civil de Málaga en 1970, a raíz de la denuncia interpuesta hace siete meses por una vecina de Estepona (Málaga), quien sospechaba que su hermana no había muerto en el parto sino que fue dada en adopción o vendida a otra familia mediante las redes que se dedicaban al tráfico de bebés en toda España durante la década de los 40.

La denunciante aportó una serie de pruebas que hicieron aumentar las sospechas sobre el caso, ya que estos datos se contradecían con los expuestos por el hospital debido a que la información que aparecía en los partes de defunción del Registro Civil y del hospital no coincidían puesto que en el parte del registro fechado a 15 de agosto de 1970, se especificaba que la causa de la muerte del bebé fue la rotura de la cicatriz de la cesárea mientras que en el parte del hospital datado el 19 de agosto se apuntaba a la rotura de la bolsa amniótica.

Otra sospecha que hizo levantar las alarmas fue la inexistencia de un registro funerario sobre el lugar donde fue enterrado el cuerpo, ya que la denunciante se recorrió todos los cementerios de Málaga y ninguno tenía constancia de este caso a pesar de que los médicos del hospital donde nació el bebe aseguraron a la familia del recién nacido que fue enterrado en un panteón de un rico malagueño, según publicaba ayer el diario malagueño Sur.

Una vez concluida la investigación de todos estos datos, la Fiscalía Provincial remitió la denuncia al juzgado al apreciar indicios penales ya que los posibles responsables, que aún viven, podrían haber cometido usurpación de identidad y falsedad documental.
Este caso está levantando una discusión entre los juristas según publica el periódico malagueño, ya que el fiscal jefe Morales interpreta que este caso es "un delito permanente" y así lo establece a otros dos casos que ocurrieron en 1962 y 1976 en Málaga que se continúan investigando, mientras que el fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, considera que a estos casos deben enfrentarse de otra manera, ya que hace varios días archivó la denuncia de un caso similar ocurrido en 1968, antes de investigar la veracidad de las pruebas aportadas por la denunciante.

Para llegar a esta conclusión, Segarra aseguró que en aquella época no existía este tipo de denuncias y que en caso de que existieran, este caso estaría ya prescrito.
Las diligencias llegarán esta semana al Juzgado Decano de Málaga para su reparto entre los órganos de instrucción. Su tramitación supone el punto de partida hacia los tribunales del medio centenar de denuncias que ya investigan cinco fiscalías territoriales.

  • 1