Local

El primer congreso sin alcalde

El PSOE realiza en Sevilla el primer ensayo del traspaso de poderes a Griñán con un congreso marcado por la salida del alcalde de Sevilla

el 05 mar 2010 / 21:30 h.

TAGS:

El gran ausente será el principal centro de atención. La decisión de José Antonio Griñán de adelantar el anuncio de la renuncia de Monteseirín a continuar en 2011 ha dado un giro a una cita que se preveía prácticamente de transición y como un gesto unánime de apoyo al relevo en la secretaría general del PSOE-A. Entre los 367 delegados convocados a esta cita están los principales nombres que se han puesto encima de la mesa para relevar al regidor, como Juan Espadas, que encabeza la delegación de Dos Hermanas; José Antonio Viera, que es miembro nato como secretario provincial;  Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, como secretario general de San Pablo, o incluso Rosamar Prieto-Casto, incluida en la lista de Triana. El sillón de Monteseirín, de viaje institucional en Italia, estará vacante, aunque, eso sí, fue una decisión comunicada al partido antes de que se anunciase que ése sería su último mandato en Plaza Nueva. El regidor había sido invitado a una serie de actos en Nápoles, de donde volverá mañana.


Se ha desviado así la atención de una cita organizada durante semanas, con 117 votaciones en otras tantas asambleas que se resolvieron por unanimidad. Una petición de la dirección regional  que provocó intensas negociaciones en la capital con un reparto de delegados en las once agrupaciones en función de las cuotas. Pese a las diferencias internas y al debate –sólo latente entonces– de la sucesión en la capital, hubo consenso en todas las asambleas. Si Triana, controlada por Susana Díaz, tuvo el gesto de incluir al alcalde como número dos –aunque éste declinase acudir a la cita, y no es el primer encuentro orgánico del que se desmarca–, San Pablo controlada por Celis, dio al sector vierista más representantes de los que les correspondían según las últimas asambleas.  


La verdadera negociación se debía producir esta semana, cuando el Provincial pusiera encima de la mesa los 115 nombres que completarían una lista que debían encabezar José Antonio Griñán y en la que deben tener cabida, entre otros, la dirección provincial, la consejera Carmen Martínez Aguayo y el consejero de Vivienda, Juan Espadas. Pero el terremoto provocado por la despedida de Monteseirín ha dejado en un segundo plano todas las negociaciones. Apenas ha habido contactos. Pero todos anuncian una candidatura de consenso “en la que todos se sientan representados”. El mínimo para que esto ocurra lo marcó el sector afín al alcalde en la propuesta que trasladaron a la dirección: que estén presentes los once secretarios generales de las agrupaciones de la capital, así como el regidor. Una medida que se completaría con la incorporación de una representación del sector de José Caballos, el ex secretario provincial y actual diputado.


 Se cumpla o no este requisito, nadie votará en contra ni manifestará dudas de la lista que encabezará José Antonio Griñán. El cierre de filas del partido con el traspaso de poderes debe quedar suficientemente reflejado en un acto en el que no sólo se decidirá una quinta parte de los nombres que acudirán sólo una semana después al congreso regional, sino que se convertirá en un anticipo de esta cita en la provincia de la que dependen buena parte de las expectativas electorales del PSOE. Será Griñán quien intervenga en primer lugar a puerta abierta. Le seguirá el secretario general del PSOE, José Antonio Viera, y a partir de ahí todos los turnos que se soliciten para defender la gestión de la dirección regional. Las votaciones serán finalmente en urna, en secreto, como ya ocurrió en el último congreso en el que se eligieron los delegados a una cita regional. En aquel caso, no obstante, fue una petición del sector crítico. Ahora es una exigencia orgánica, según apuntaron fuentes socialistas.


Pese a esto, la lista tendrá un carácter incluso más que simbólico. Porque esa lista de 116 personas – a las que se añaden los dirigentes natos del Regional de la provincia como Miguel Ángel Vázquez, Carmen Tovar, Emilio Carrillo o Verónica Pérez– acudirá a un congreso que conforme pasan los días adquiere una mayor relevancia municipal. Desde el partido subrayan que no habrá decisiones que se puedan reinterpretar en clave local o que puedan vincularse a la elección del próximo candidato. Pero en la agenda del partido en Sevilla está marcada esta cita como un punto de inflexión. Incluso aquellos dirigentes que prevén una inminente salida de Monteseirín la sitúan después del 12 de marzo, una vez resueltos todos los cambios y con una nueva ejecutiva regional que marque los ritmos.
A esto se añade la disciplina que atribuyen sus colaboradores a Sánchez Monteseirín. No hará nada sin comunicárselo al partido, y nada que pueda afectar al desarrollo del congreso regional  que se ha diseñado como un cierre de filas para Griñán.

  • 1