Local

El primer gran incendio forestal del verano en Córdoba arrasa 150 hectáreas

Siete miembros de un retén sufren heridas leves en la extinción, que contó con 80 especialistas. Desalojan el Club de Golf y dos fincas

el 20 jul 2011 / 20:30 h.

TAGS:

Los bomberos contemplan como el incendio calcina parte del monte de Cerro Muriano (Córdoba)
El primer gran incendio del verano en Córdoba, registrado ayer a media mañana en la zona conocida como Cerro Vértice, junto a la carretera de Cerro Muriano a Los Villares, arrasó 150 hectáreas de matorral y pinar; llevó al desalojo preventivo de dos fincas y el Club de Golf de Los Villares, y causó heridas leves a los siete componentes de un retén de especialistas durante los trabajos de extinción. El incendio se dio por estabilizado a media tarde, aunque los efectivos permanecieron aún en la zona trabajando para su definitivo
control y extinción.

El incendio fue detectado a las 11.33 horas de la mañana por un equipo móvil del dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios en Andalucía, el Plan Infoca, y localizado en el paraje conocido como Cerro Vértice, junto a la cantera del mismo nombre, al oeste de la N-432. Casi al mismo tiempo, el Servicio de Emergencias 112 comenzó a recibir avisos de ciudadanos alertando de la existencia del fuego, por lo que se dio aviso al propio Infoca, al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de Córdoba, Policía Local, Nacional, Guardia Civil y Protección Civil.

Para las tareas de extinción del incendio, cuyas causas se encuentra en investigación --el Infoca no informó de si se había apreciado más de un foco-se dispuso un despliegue de hasta 80 especialistas del dispositivo, procedente de ocho retenes de especialistas, tres grupos de apoyo y dos brigadas de refuerzo helitransportadas, además de cuatro vehículos autobomba, la unidad móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT) y el equipo sanitario propio del dispositivo. Junto a ellos se movilizaron hasta 13 aeronaves: cinco aviones --uno de coordinación y vigilancia, dos anfibios y dos de carga en tierra-- y ocho helicópteros --cinco de transporte y extinción, y tres de gran capacidad--.

La dificultad en los trabajos de extinción vino dada por la orografía de la zona, escarpada y pedregosa que impidió el trabajo de la maquinaria pesada en el perímetro para realizar cortafuegos, por lo que se tuvo que intervenir "a mano", según informó el Infoca. Además, aunque la fuerza del viento no fue excesiva, su presencia añadió otro elemento en contra, ayudando a que el fuego corriera con rapidez por el matorral, muy seco ya en esta época del año.

Precisamente el viento, aunque no se especificaron las causas, pudo ser el motivo de que los siete miembros de un retén --compuesto por seis especialistas y un técnico-- fueran alcanzados por las llamas, sufriendo heridas leves de escasa consideración, consistentes en quemaduras en cara y brazos. Los heridos fueron atendidos por el propio equipo sanitario del dispositivo --participa cuando intervienen más de 50 efectivos-- y no requirieron baja médica.

Casi siete horas después de ser detectado el incendio y de que comenzaran los trabajos de extinción, a las 18.15 horas el Infoca lo dio por estabilizado e informó de que el terreno afectado, compuesto por matorral y pinar, tenía una extensión de 150 hectáreas, "siempre según una primera estimación del perímetro y pendiente este dato de una medición definitiva". Los efectivos, no obstante, permanecieron trabajando en la zona a pesar de la evolución favorable del incendio, que a la hora en la que se dio por estabilizado ya no presentaba frentes activos que hicieran avanzar el fuego "libremente". El Infoca añadió que las labores proseguirán hasta el definitivo control y extinción.

  • 1