Local

El primer 'juicio del año'

El Cuco se sienta en el banquillo en enero por el crimen de Marta del Castillo.

el 18 dic 2010 / 20:44 h.

TAGS:

Un Policía introduce al Cuco en un coche tras una reconstrucción policial del crimen.

Desde el juicio de Farruquito, celebrado en julio de 2005, los juzgados sevillanos no han vuelto a acoger un juicio tan mediático. Sin embargo, los maltrechos edificios judiciales de la capital volverán a ser el centro de atención nada más comenzar 2011. El juicio al menor implicado en el caso Marta del Castillo, conocido como El Cuco, será la prueba de fuego para la vista más esperada: el juicio a los cuatro adultos, entre ellos el asesino confeso, Miguel Carcaño.

El juicio al Cuco será a puerta cerrada, pues al ser un menor hay que respetar su intimidad. Un hecho que dificultará la labor informativa y que no evitará que durante tres semanas la Audiencia de Sevilla sea un hervidero de periodistas y cámaras. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) es consciente y por ello ya está preparando toda la logística. Una de las posibilidades es habilitar una sala para la prensa, lo que ya se hizo con el juicio de Farruquito (aunque en este caso no se puede acceder) e incluso ya se puso en práctica con la audiencia preliminar del jurado de este caso. En aquella ocasión, la vista también era a puerta cerrada, pero los medios pudieron realizar su trabajo desde una sala próxima. Esta opción, sin embargo, está aún pendiente de una reunión con el presidente de la Audiencia, Damián Álvarez, quien deberá decidir si hay disponibilidad de espacio, ya que el juicio se celebra en una sala de este edificio.

Sin duda, si sale bien será todo una experiencia para cuando llegue el que puede ser el segundo juicio del año. No obstante, estos casos dejan en evidencia las carencias que presentan los edificios judiciales de Sevilla, donde no hay medios para que la prensa pueda informar sin entorpecer la labor de los tribunales. Para seguir los juicios hay que entrar en las mismas salas en las que se celebran, lo que supone un entrar y salir constante de periodistas. En cambio, juicios como el de la Operación Malaya, pese a ser también mediáticos, se desarrollan con plena normalidad gracias a las instalaciones de la Ciudad de la Justicia de Málaga, dotada de salas para la prensa, donde se puede seguir el juicio y hasta tomar audio y sonido del mismo, toda una auténtica utopía en Sevilla, donde la Ciudad de la Justicia se está convirtiendo en un sueño inalcanzable. Hasta entonces, habrá que seguir trabajando entre empujones para lograr un sitio en la sala de vistas (que suelen ser demasiado pequeñas), o de lo contrario, es imposible seguir el juicio.

Otro elemento a tener en cuenta será sin duda las medidas de seguridad. En el juicio, que en un principio se desarrollará entre el 24 de enero y el 10 de febrero, está previsto que declaren 66 testigos, entre ellos Miguel Carcaño y el resto de adultos implicados: Samuel Benítez, Javier Delgado y María García. Estos tres últimos no están en prisión, por lo que llegaran por la puerta de acceso general y, en vista de otros altercados anteriores, la Policía tendrá que tomar medidas extras para garantizar su seguridad.

Pero más allá de lo puramente mediático de este caso, este juicio es de gran importancia porque su resultado puede influir en el de los adultos. Si la violación no pudiese ser demostrada o incluso la muerte de Marta en este juicio, al no haberse encontrado su cuerpo, sería difícil conseguirlo en el de Carcaño. No hay que olvidar que la base de la acusación son las declaraciones del joven, quien ha cambiado de versión en varias ocasiones. Es más, en la última negó la violación. ¿Qué relatará en el juicio contra El Cuco?

  • 1