Local

El primer ministro tailandés se niega a dimitir pese a la presión del Ejército

La situación en Tailandia sigue en máxima alerta. Ayer, su primer ministro, Somachai Wongsawat, rechazó la solución política del jefe del Ejército del país, el general Anupong Paochinda, de disolver el Parlamento y convocar elecciones, para solucionar la profunda crisis. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 18:56 h.

TAGS:

La situación en Tailandia sigue en máxima alerta. Ayer, su primer ministro, Somachai Wongsawat, rechazó la solución política del jefe del Ejército del país, el general Anupong Paochinda, de disolver el Parlamento y convocar elecciones, para solucionar la profunda crisis.

"Fui elegido en una democracia bajo la monarquía constitucional", apuntó el gobernante tailandés, pocas horas después del llamamiento efectuado por el general Paochinda.

En un mensaje a la nación retransmitido por todos los medios de comunicación, Wongsawat anunció que había ordenado a los responsables de las fuerzas de seguridad detener a los responsables de las protestas y restablecer el orden, puesto que los líderes y seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia, que piden su dimisión con protestas desde mayo, ocupan la sede del Gobierno, desde el 26 de agosto, y el aeropuerto internacional de Suvarnabhumi, el principal del país, desde la pasada madrugada. La oposición acusa al primer ministro de fraude electoral en las pasadas elecciones de diciembre.

Antes de que el primer ministro se dirigiera a la nación, el general Paochinda destacó en rueda de prensa que sus recomendaciones de convocar elecciones no debían ser interpretadas como una intervención militar. "Esto no es una asonada. El Gobierno continúa teniendo total autoridad. Estos puntos son la vía para solventar el problema que ha sumido al país en una profunda crisis", manifestó Paochinda en conferencia de prensa tras una reunión de dos horas con altos funcionarios, destacados empresarios y académicos.

El general indicó que el primer ministro, Somchai Wongsawat, debe dar el primer paso con la disolución del Legislativo, mientras que, por su parte, la Alianza del Pueblo para la Democracia, organizadora de las protestas, tiene que poner fin a la movilización.

A su regreso a Tailandia, tras haber participado en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que se celebró en Perú el fin de semana, Wongsawat declinó pronunciarse sobre la propuesta hecha por el jefe del Ejército, quien ya anteriormente había recomendado esta solución. No obstante, el portavoz del Gobierno, Nattawut Saikuar, declaró a la televisión estatal que "el primer ministro ha dicho muchas veces que no dimitirá porque ha sido elegido de forma democrática. Esto sigue en pie".

Reunión con el Rey. En vez de quedarse en Bangkok, el primer ministro recogió en la capital a varios miembros de su gabinete y viajó a la ciudad de Chiang Mai, al norte del país y plaza fuerte de la formación que lidera, el Partido del Poder del Pueblo. Wongsawat tiene previsto regresar a Bangkok para ser recibido por el rey Bhumibol Adulyadej, quien en la crisis de 1992 intervino para acabar con los enfrentamientos entre el Gobierno y los manifestantes liderados por el ex gobernador de Bangkok Chamlong Srimuang, ahora uno de los cabecillas de la Alianza.

Los líderes que encabezan las protestas reiteraron que cualquier solución pasa por la dimisión incondicional del primer ministro y su Gabinete, y afirmaron que la disolución del Parlamento no resolverá la crisis.

El aeropuerto internacional de Suvarnabhumi, en Bangkok y uno de los más transitados de Asia, suspendió todos los vuelos, después de que miles de seguidores de la Alianza, provistos de palos y barras de metal, tomaran la terminal y entraran en la torre de control. A primeras horas de la mañana de ayer, 12 personas resultaron heridas en varias explosiones de granadas de mano arrojadas contra manifestantes concentrados cerca de las terminales de Suvarnabhumi y del viejo aeropuerto de Don Muang, unos 30 kilómetros al norte de Bangkok, donde el primer ministro y su Gabinete tiene instaladas sus oficinas temporales.

Además una banda de partidarios del Gobierno tailandés asesinó ayer a un activista antigubernamental en Chiang Mai, al norte del país, según la Policía.

  • 1