Local

El primer pregón pintado

Javier García presentó anoche en la Fundación Cruzcampo su libro de viñetas cofradieras titulado '¡A la gloria, capillitas!'

el 03 mar 2011 / 22:23 h.

TAGS:

-->--> -->

Una gran viñeta de dos nazarenos -padre e hijo- cogidos de la mano pasando por delante de la fábrica de Cruzcampo, hoy sede de la Fundación Cruzcampo, presidía ayer el salón de actos de esta institución. El motivo no era para menos: Javier García, dibujante de El Correo y Más Pasión, autor del dibujo, presentaba su primer libro recopilatorio de viñetas cofrades: ¡A la gloria, capillitas!

Lo más granado de la Semana Santa sevillana, desde el presidente del Consejo, Adolfo Arenas, hasta el cofrade anónimo que no se pierde una, como Manolo, de Los Negritos, se dio cita para conocer de primera mano este nuevo trabajo de la editorial Jirones de Azul, con el que lograron llenar el gran salón de la Fundación, "un agujero negro por la cantidad de gente que cabe", como lo describió una de las editoras, Rosa García Perea, que casi no pudo hablar, interrumpida por las carcajadas del público que seguía entusiasmado la proyección de una selección de viñetas extraídas del libro.

Pero, además del autor con su trabajo y sus palabras -mucho más serias que sus dibujos-, Esther Ortego, delegada de glorias del Consejo y presentadora de la obra, se convirtió en la gran protagonista del acto, digna de los mejores monólogos del Club de la Comedia con sus interpretaciones de las viñetas y el relato de anécdotas con las que demostraba que "todos los cofrades estamos retratados en estos dibujos", desde el propio Consejo, en San Gregorio o en el palquillo; los jartibles, que acuden a presenciar el traslado del quiosco de Curro en la Campana, hasta la madre que visita continuamente a su hijo nazareno cargada con tiritas, bocadillos o refrescos. 

Todos, incluido Julio Cuesta, presidente de la Fundación Cruzcampo, aplaudieron la "sutileza, elegancia y casi rozando la guasa sevillana -aunque ponerla por escrito es imposible-", subrayó Esther Ortego, con que Javier García trata nuestra Semana Santa.

No en vano, admitió Esperanza García Perea, la otra editora, "al principio teníamos algo de medio porque la línea que separa el humor sobre la Semana Santa de la falta de respeto es muy fina. Pero el temor se desvaneció cuando vimos las viñetas", tanto es así, que ya preparan un segundo libro.

"Javier ha hecho un ejercicio de desdramatización de la Semana Santa al que podemos recurrir siempre que sintamos que lo que hacemos es muy importante o creemos que nada puede salir bien para que nos riamos de nosotros mismos", concluyó la presentadora.

  • 1