Deportes

El primer ‘stage’ deja sensaciones agridulces

Velázquez se gana al plantel con sus métodos, pero intenta corregir los defectos del año pasado

el 24 jul 2014 / 11:00 h.

velazquez-betisDespués de siete días de intenso trabajo en San Pedro del Pinatar, el Betis regresó ayer a Sevilla con las pilas cargadas y sensaciones agridulces. Lo más positivo, sin duda, es la excelente conexión que existe entre Julio Velázquez, entrenador de los verdiblancos, y los futbolistas, a los que les ha dado su confianza; mientras que lo negativo sigue siendo las carencias, defectos y errores que el equipo ha demostrado en algunas fases de los partidos amistosos disputados en pretemporada. Sobre todo, en la primera parte ante el Elche, donde se vio un Betis que recordó mucho al de encuentros de la pasada campaña. Aun así, aun hay tiempo por delante para corregir errores y reforzar un plantel muy mejorable en el eje de la zaga y el costado derecho de la misma, sin olvidar el centro del campo. EL METÓDICO VELÁZQUEZ. El nuevo inquilino del banquillo bético ha dado una imagen de técnico que intenta controlar todo hasta el más mínimo detalle. Su trabajo, en cuanto a planificación de sesiones de trabajo y horarios de comida, lo tiene perfectamente trabajado y lo principal es que ha sabido ganarse el respeto y la confianza de los futbolistas, que han destacado la intensidad con la que se trabaja en los entrenamientos, estando satisfechos con los métodos del salmantino. Además, Velázquez ha demostrado que vive los partidos con mucha intensidad, pues no ha dejado de dar órdenes y corregir fallos en los amistosos jugados en tierras murcianas, ya que para él lo importante es el bloque. Así, se ha podido comprobar en este primer stage que el compromiso de los jugadores con el nuevo preparador es total, por lo que la primera piedra para intentar el ascenso ya se ha puesto por parte de Velázquez y sus pupilos. SALIDAS. Desde el principio, Velázquez ha tenido muy claro cuáles son los jugadores con los que no quiere contar. Paulao fue el primer descarte, y otros, como Juanfran y Braian Rodríguez, siguen a la espera de conocer su futuro, aunque el del uruguayo, al que se le sigue buscando una cesión, parece estar más definido que el del ex futbolista del Real Madrid. El que ya no está es Nosa y eso, a priori, podría ser algo positivo por la falta de compromiso del nigeriano, aunque las cifras de su traspaso (casi medio millón fijo más una serie de variables que nunca llegarían a superar el millón de euros que el Betis pagó) evidencian que no ha sido una buena operación económica para el club. INVERSIÓN EN FICHAJES. Hasta la fecha son cuatro los jugadores que han recalado en el Betis (Dani Giménez, Bruno, Molinero y Casado), pero son aún muchas las carencias que arrastra el equipo verdiblanco, de ahí que todavía tengan que venir más refuerzos. Sobre todo, en estos momentos, las prioridades son uno o dos centrales y un lateral derecho, sin olvidar el centro del campo. El conjunto verdiblanco busca un jugador que compita con Molinero y zagueros que eleven el nivel de los actuales centrales (Jordi y Perquis), que no ofrecen garantía. Además, los heliopolitanos no descartan, tampoco, firmar un extremo derecho, pues ahora sólo están Vadillo y Cedrick, aunque Pacheco también podría jugar cayendo a una banda. Así, y aunque el mensaje de austeridad se sigues lanzando desde el entorno del club, pese al desastre del año pasado, la situación requiere invertir el dinero que haya en la caja y no desaprovecharlo, como ocurrió el año pasado, por ejemplo, con Leo Baptistao, en el mercado de invierno, cuyo rendimiento, por la inversión realizada (más de dos millones de euros), no fue el esperado. GRAN TRABAJO DE MARKETING. La labor del departamento de marketing del Betis para la campaña de abonos ha sido muy buena, y la prueba es que el mensaje ha calado en la afición, que es quien verdaderamente está haciendo el esfuerzo de renovar y sacar nuevos abonos, no el club. ¿Tan difícil era haber tomado estas magníficas medidas, el año pasado, en Primera y en Europa, y no ahora en Segunda? Eso se pregunta el bético. Los seguidores del cuadro verdiblanco han demostrado, una vez más su alto grado de fidelidad, y ahora le corresponde al club poner al equipo a la altura de una afición que nunca falla y que va entendiendo que la fidelidad no está reñida con la exigencia.

  • 1