Local

El primer tramo de la ampliación del Metro no estará hasta 2015

La Junta calcula que las obras se prolongarán al menos entre tres y cuatro años

el 06 may 2010 / 20:01 h.

El retraso en el diseño de los proyectos, los problemas políticos a la hora de definir el trazado y el inicio de un nuevo periodo participativo provocarán un parón en la ampliación del Metro. La línea 1 funcionará de forma aislada durante al menos cinco años. Según los plazos que manejan tanto la Junta de Andalucía como la Delegación de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, los tramos prioritarios de la nueva red estarán en construcción de tres a cuatro años. Prácticamente hasta 2015 no podrán ponerse en funcionamiento las primeras fases de las líneas 2, 3 y 4. La Consejería de Obras Públicas aún no ha definido, al menos públicamente, si apostará por una apertura por tramos o si esperará a que se habilite toda la nueva red antes de ponerla en servicio.


En su presentación del proyecto de ampliación de la red de Metro, la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, estableció sus prioridades y un escueto cronograma de obras. Los trabajos no se licitarán hasta 2011 y la adjudicación y el inicio de las obras se realizarán casi a finales de año. Se empezará por el Norte, por el inicio de la línea 3 en Pino Montano, hasta llegar al Hospital Macarena, donde se podrá continuar, bien con la línea 4 hacia el Este, bien por la línea 3 hacia la Ronda. En cualquier caso, hasta que se consiga enlazar con la línea 1 no se activarán los nuevos trazados si se cumple el criterio de no poner en servicio ramales aislados. De ahí los plazos que hizo públicos ayer la Delegación de Movilidad: hasta dentro de al menos cinco años no se podrá inaugurar la nueva red. Pese a esto, el propio concejal responsable de este área, Francisco Fernández, expresó su confianza, en declaraciones a Radio Sevilla, en que "la experiencia de la línea 1 permita agilizar los trabajos en esta segunda fase".


Pese a estos plazos tan lejanos y a las incertidumbres que aún sobrevuelan el proyecto -como una financiación aún indefinida, un plan de construcción que aún no ha sido hecho público o un presupuesto con una oscilación de más de 800 millones de euros- la consejería, el Ayuntamiento y el propio PSOE han trazado una hoja de ruta que permitirá que los barrios más beneficiados por la ampliación perciban el proyecto a corto plazo. A partir de mayo, se pondrá a exposición pública y se iniciará una ronda de conversaciones en los barrios para establecer sus prioridades. Esto permitirá que los más de 50.000 vecinos de Sevilla Este, los más de 28.000 residentes de Pino Montano y los 80.000 de Macarena noten el Metro más cerca antes incluso de las elecciones -son algunos de los barrios más poblados de la ciudad y algunos de los principales caladeros de voto del PSOE en los comicios municipales, según los resultados de 2007-.


Pese a que la ampliación de la red de Metro no tomará forma hasta finales del siguiente mandato, el Gobierno local mostró, a través de su portavoz, Nieves Hernández, su valoración positiva: "No es demasiado tarde. Ya hay garantías suficientes para la construcción y los plazos al final se hacen muy cortos. El proceso ya está en marcha".
IU, sin embargo, aguarda a un estudio del diseño para valorarlo. Sí es clara su postura respecto a la gestión: la federación reclama un modelo público.

  • 1