Local

El principal duelo Zapatero-Rajoy será por el voto andaluz y catalán

El resultado electoral en Cataluña y en Andalucía en 2004 fue determinante. Ahora lo volverá a ser. PP y PSOE centran sus esfuerzos en esta campaña en arrancar el mayor número de escaños en provincias como Cádiz, Málaga o Barcelona.

el 15 sep 2009 / 00:30 h.

TAGS:

El resultado electoral en Cataluña y en Andalucía en 2004 fue determinante. Ahora lo volverá a ser. PP y PSOE centran sus esfuerzos en esta campaña en arrancar el mayor número de escaños en provincias como Cádiz, Málaga o Barcelona, donde los sondeos dejan en el aire el resultado electoral.

Mariano Rajoy es el primer candidato del PP en unas elecciones generales que abre su campaña en Cádiz. A esta misma provincia ha destinado José Luis Rodríguez Zapatero a uno de los pesos pesados del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y en ella pidió el voto por primera vez el presidente del partido y candidato a la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Hay 884.994 votos en juego y dos escaños en el aire. En 2000, las dos fuerzas mayoritarias empataron; en 2004, los socialistas subieron dos, en parte a costa de los populares.

Ahora el resultado está en el aire, en Cádiz y en otras provincias andaluzas como Málaga o Córdoba. El PP tiene como referente los resultados que obtuvo en la comunidad autónoma en 2000 cuando logró el 40% de los votos y se quedó sólo a dos diputados del PSOE. Los socialistas, en cambio, se fijan en unos resultados más cercanos. En 2004, los socialistas se dispararon ante un desplome del PP. Los populares perdieron cinco diputados, y el PSOE subió ocho.

Los análisis internos de los dos partidos mayoritarios reflejan la importancia de estas circunscripciones electorales, situación que se intensifica por la nueva coincidencia de las elecciones autonómicas y las generales. El PSOE siempre cuenta con el impulso que toma su partido en la comunidad por el empuje del voto a Manuel Chaves.

El otro escenario clave es Cataluña. El PP trata de superar el desplome que sufrió en 2004, cuando pasó de 12 a 6 diputados. El PSC logró subir cuatro escaños y cobró fuerza un agente político que ha sido determinante en la última legislatura: Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

Está en juego el reparto de los escaños de las circunscripciones de Barcelona, Girona y Lleida -en estas dos últimas provincias el PP pretende recuperar alguno de los escaños que perdió en 2004-. El efecto del debate del Estatuto de Cataluña y los desencuentros internos de los populares, que culminaron con la dimisión de Josep Piqué, han dejado paso ahora a una inquietud ciudadana por las infraestructuras que puede debilitar a los socialistas.

  • 1