Local

El Príncipe alaba la labor de las tropas en una visita sorpresa a Afganistán

Las tropas españolas destinadas en Afganistán recibieron ayer una importante inyección de moral con el viaje sorpresa del príncipe Felipe. La visita se produce tres días después de que los soldados fueran atacados por insurgentes. "Sois un ejemplo de profesionalidad y de patriotismo". Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 06:29 h.

TAGS:

Las tropas españolas destinadas en Afganistán recibieron ayer una importante inyección de moral con el viaje sorpresa del príncipe Felipe. La visita se produce tres días después de que los soldados fueran atacados por insurgentes. "Sois un ejemplo de profesionalidad y de patriotismo en el cumplimiento de vuestras misiones", insistió el heredero.

Apenas unas horas fueron suficientes para que el Príncipe de Asturias conociera la dura labor que las tropas españolas desarrollan en el oeste de Afganistán para ayudar a los ciudadanos de un país asolado por la guerra y por una epidemia todavía más permanente: la pobreza. El heredero de la Corona española consiguió así volver a visitar a los soldados españoles en el exterior con los que ya estuvo hace seis años en Mostar e Istok y con los que quería reunirse nuevamente desde hace ya algún tiempo, según aseguró él mismo.

Durante las cuatro horas que estuvo en el país visitó dos bases, las de Qala-i-Naw y Herat -ambas en el oeste de Afganistán-, después de casi 12 de viaje para acercarse un poco más a los miembros de las fuerzas armadas españolas que se juegan la vida en misiones de paz y que en Afganistán suman 726. Don Felipe fue recibido con honores en los dos emplazamientos, saludó a los mandos, recibió las explicaciones de las tareas diarias de cada contingente, visitó las instalaciones... pero, sobre todo, compartió el tiempo y las inquietudes de los soldados.

Y fue a esos militares a los que el Príncipe dedicó palabras de ánimo y de agradecimiento cuando, después de los actos previstos, les dirigió unas palabras en los brindis del almuerzo. En ellas les trasmitió sentirse "muy unido a ellos" y su emoción por haber conseguido, por fin, estar en Afganistán. Don Felipe trasladó su respeto por su entrega total como, añadió, se demostró hace dos días en el Líbano cuando murió un soldado víctima de un accidente. Además, les manifestó su orgullo como heredero de la Corona y como militar, y les trasmitió un caluroso mensaje del rey Juan Carlos, que estuvo en Herat el pasado 31 de diciembre.

Momentos emotivos. Previamente, el mando de la base, Fernando L. Horcada, le agradeció su presencia y le aseguró que las condiciones de vida en Afganistán son buenas pero el trabajo es duro. Por eso, uno de los momentos más emotivos de la visita del Príncipe tuvo lugar en Camp Arena, en Herat, en la ofrenda a los fallecidos y también cuando en su recorrido por la base visitó el hospital y pudo comprobar el agradecimiento del pueblo afgano hacia los españoles.

En la primera parte de su visita, en la pequeña base de Qala-i-Naw, Don Felipe pudo sentir las mismas sensaciones que viven los 220 soldados cada vez que tienen que ir al rudimentario aeropuerto o salir de patrulla. De vuelta a casa, el heredero de la Corona hizo una escala para ver a los 52 militares del destacamento de Manas, en Kirguizistán.

  • 1