domingo, 26 mayo 2019
20:27
, última actualización
Local

El príncipe Eduardo concluye su visita con la inauguración de la nueva terminal del Peñón

La visita se cierra con laa inauguración de la nueva terminal del aeropuerto del Peñón, el acto que más malestar ha causado a las autoridades españolas porque el aeródromo está  construido en el istmo.

el 13 jun 2012 / 18:29 h.

TAGS:

El príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel II, ha cerrado este  miércoles su visita a Gibraltar con la inauguración de la nueva  terminal del aeropuerto del Peñón, el acto que más malestar ha  causado a las autoridades españolas porque el aeródromo está  construido en el istmo, un territorio que ocupan ilegalmente los  británicos desde el siglo XIX.  

En un comunicado, el Gobierno gibraltareño ha destacado que la  inauguración de la nueva terminal se ha realizado siguiendo  "exactamente" el programa acordado hace meses con la Casa Real  británica y sin someterlo a cambio alguno "como resultado de las  declaraciones o presiones de algunos", en referencia a las críticas  españolas al acto.  

En el marco del Foro de Diálogo tripartito (España, Reino Unido y  Gibraltar), los Gobiernos de Madrid y Londres acordaron en 2006 que  el aeropuerto del Peñón fuera de uso conjunto hispanobritánico. Pero  las dificultades derivadas de que Reino Unido no pertenece al acuerdo  europeo sin fronteras Schengen, a diferencia de España, han impedido  materializar ese pacto. De hecho, sólo Reino Unido ha puesto a punto  la terminal en la zona que le corresponde.  

En su escrito, el Gobierno que lidera el laborista Fabian Piccardo  ha subrayado que la visita de los condes de Wessex al Peñón ha sido  "un enorme éxito". "La visita ha estado marcada por el acceso que ha  tenido la pareja real al pueblo gibraltareño, yendo sus altezas  reales claramente a comunicarse con las enormes multitudes que les  han recibido en cada acto".

En la despedida, el ministro principal ha trasladado al príncipe  Eduardo y su esposa, Sophie Rys-Jones, "la gratitud del pueblo de  Gibraltar" por una "visita" que ha sido "totalmente inspiradora para  las actuales y futuras generaciones de gibraltareños británicos.

El príncipe Eduardo ha presidido la inauguración de la nueva  terminal, en la que ha descubierto los nuevos nombres de la pista  principal, Jubileo de Diamantes, y una de las salas de la terminal,  bautizada como sala Wessex. El exministro principal y ahora líder de  la oposición, Peter Caruana, ha sido invitado al acto para explicar  al conde de Wessex la evolución que ha tenido la terminal desde su  etapa como jefe del Gobierno gibraltareño.

El acto ha concluido con un discurso en el que Piccardo ha  realizado ante el príncipe Eduardo una breve presentación de la nueva  terminal aeroportuaria, mientras se proyectaba una imagen de la reina  Isabel con las llaves del Peñón durante la visita que realizó en  1954.

GIBRALTAR SERA BRITANICA "A PERPETUIDAD"

El ministro principal ha parafraseado el discurso que dedicó a la  monarca en su visita el entonces ministro principal del Peñón, Joshua  Hassan --el primer jefe del Gobierno gibraltareño-- y ha subrayado  que "Gibraltar será británica a perpetuidad".

La visita de los condes de Wessex al Peñón, que comenzó el lunes  pasado, ha provocado que el Gobierno español transmita al Ejecutivo  británico su "disgusto y malestar" por el viaje del Príncipe Eduardo  y su esposa.

España siempre ha protestado cada vez que un miembro de la familia  real británica ha pisado Gibraltar. El último de estos episodios tuvo  lugar en marzo de 2009, con la visita de la Princesa Ana, única hija  de la Reina de Inglaterra.

Gibraltar ha recibido desde el año 1993 una decena de visitas de  miembros de la Familia Real británica, quienes regresan  periódicamente al Peñón con el fin de afianzar los lazos de este  territorio dependiente de Reino Unido, cuya soberanía reclama  España.

Cada una de estas visitas ha recibido la correspondiente protesta  formal por parte del Gobierno español, si bien desde el año 1981 no  se ha vuelto a repetir una visita tan polémica como la que supuso la  presencia del Príncipe Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, quienes  comenzaron allí su luna de miel.

  • 1