Local

El Príncipe, recibido en la Universidad al grito de 'Borbones a los tiburones'

el 16 jun 2011 / 13:45 h.

TAGS:

Grupo de jóvenes con banderas republicanas a las puertas de la Universidad.

Una treintena de personas han recibido este jueves a Su Alteza  Real el Príncipe Felipe a su llegada a un acto en la Universidad  Autónoma de Madrid (UAM) con una bandera de la II República, abucheos  y al grito de "los Borbones a los tiburones", a lo que él ha  respondido con un saludo y una sonrisa.

"Queremos un pisito como el del Principito", "Unos en Palacio  y otros sin espacio" o "mucho coche y muy poca vergüenza" son algunas  de las consignas que se han escuchado frente a la Escuela Politécnica  Superior de la UAM en el momento en el que el Príncipe se bajaba del  coche para ser recibido por el ministro de Educación, Ángel  Gabilondo. El ministro tampoco se ha librado de las consignas de los  manifestantes, que portaban una pancarta en la que se podía leer "La  educación no es mercancía. No a la UE2015, no más hipocresía".

"Fuera  las empresas de la universidad", "Gabilondo no te quieres enterar, no  somos mercancía" o "esta crisis no la pagamos" son algunos de los  lemas que le han dirigido. Asimismo, tanto el ministro de Educación como el Príncipe Felipe   han sido insultados al grito de "criminales" y "delincuentes"  mientras se dirigían del coche al interior de la Escuela Politécnica  de la UAM para participar en la ceremonia de clausura del 'Encuentro  Internacional de la Red Talloires. Construyendo una universidad  comprometida más allá de la torre de marfil'.

En esta ocasión el Príncipe se ha limitado a sonreir y saludar a  los manifestantes como respuesta a su abucheos y consignas. No fue  así hace dos semanas cuando, a la salida de la entrega de los Premios  Príncipe de Viana en Pamplona y tras escuchar un grito de ¡Viva la  República!, decidió acercarse a conversar con una joven que defendía  la celebración de un referéndum para que los españoles decidan si  prefieren mantener la monarquía o quieren una república. Según aseguró ella misma días más tarde, durante esa conversación el Príncipe le explicó que a él no le correspondía realizar esa  convocatoria y aunque, según la chica, "no terminó" de contestar a la  pregunta que ella le había realizado, si fue, a su parecer, "correcto  y educado".  

  • 1