Economía

«El problema más grave que tiene Andalucía es la falta de empresarios»

En el curso del coloquio se presentó en Sevilla el documento pontificio ‘La vocación del líder empresarial. Una reflexión’. El presidente de la Fundación San Telmo, Eustasio Cobreros, señaló como el peor lastre la falta de emprendimiento.

el 01 oct 2014 / 09:00 h.

Los ponentes durante el transcurso del coloquio-desayuno de El Correo. / Pepo Herrera Los ponentes durante el transcurso del coloquio-desayuno de El Correo. / Pepo Herrera (FOTOGALERÍA) Las experiencias y la visión empresarial de dos empresarios de éxito, el presidente del Grupo Morera & Vallejo –editor de El Correo de Andalucía–, Antonio Morera Vallejo, y el presidente de la Fundación San Telmo, Eustasio Cobreros, vertebraron el coloquio-desayuno El coraje de emprender (... y con valores). Experiencias y sugerencias, celebrado ayer en el salón de actos del Parque Empresarial Morera & Vallejo y en el que Luis Hernando de Larramendi, presidente de Acción Social Empresarial (ASE), presentó el documento pontificio La vocación del líder empresarial. Una reflexión. El coloquio, al que asistió una amplia representación de empresas que operan en Sevilla, puso de manifiesto la realidad del tejido empresarial español, así como la influencia positiva de la doctrina social de la Iglesia y la visión humanista en la actividad empresarial. Tras agradecer a los invitados su asistencia, el presidente del Grupo Morera & Vallejo abrió el coloquio con una intervención en la que recorrió su trayectoria empresarial, marcada por la «apuesta por el trabajo bien hecho» y la constancia frente a las adversidades. Quiso detenerse en los valores que, como empresario, siempre ha tenido como referencia en su actividad profesional: la importancia de clientes y trabajadores, el esfuerzo y la superación de los problemas. En este sentido, Morera destacó que ser empresario «no es fácil. Es difícil, muchas veces, tomar el mejor camino para la empresa y al mismo tiempo que sea el mejor para las personas». En relación a la etapa de crisis socioeconómica que atraviesa España, el presidente del Grupo Morera & Vallejo destacó que la crisis «tiene que ser una oportunidad; para mí [la crisis de los 90] fue la oportunidad de abrir negocio fuera de España». Asimismo, Morera insistió en la responsabilidad de los empresarios ante los problemas de otras corporaciones: «los empresarios no tenemos excusa para ser insensibles con otras empresas que lo están pasando mal». En esta misma línea se mostró el presidente de la Fundación San Telmo, quién afirmó con rotundidad que el mayor problema de Andalucía «es la falta de empresarios» que aporten sus impuestos a la sociedad, creen puestos de trabajo y actúen de manera transparente y legítima. En este sentido, añadió: «es fundamental la base ética en los negocios» para contar con una verdadera aportación a la realidad social. Cobreros subrayó, asimismo, la necesidad de una predisposición al cambio para el éxito empresarial, una predisposición al dinamismo especialmente importante «en una época», destacó, «en la que el sistema capitalista en su sentido tradicional está cambiando debido al cambio de la sociedad». Morera y Cobreros coincidieron en la importancia que otorgaron a la perseverancia en la tarea empresarial «a pesar de las múltiples dificultades a las que se enfrenta diariamente el sector», así como en la audacia y la apuesta por la innovación y el desarrollo: «Si afirmáramos que sólo queremos algo completamente seguro, nunca seríamos empresarios», apostillaron ambos. Tras este recorrido por las experiencias empresariales el presidente de ASE realizó un pequeño resumen del documento pontificio La vocación del líder empresarial. Una reflexión. Este documento, publicado por el Pontificio Consejo Justicia y Paz en 2012 y del que se entregó una copia a los asistentes al desayuno-coloquio de El Correo de Andalucía, constituye el primer texto de germen pontificio dirigido específicamente a los empresarios y que nace de las indicaciones recogidas en la doctrina social de la Iglesia y, especialmente en la carta encíclica de Benedicto XVI Caritas in veritate (La caridad en la verdad). Hernando de Larramendi quiso destacar la dimensión vocacional que el documento otorga a la actividad empresarial. «El documento titula vocación, que es una palabra con un significado muy preciso de llamada, de vida; y a veces, en la empresa, se ha subordinado la vocación, la responsabilidad al interés». El presidente de Acción Social Empresarial señaló el carácter práctico de este documento, que se refiere a todos lo ámbitos y actores de la actividad empresarial y que incluye un cuestionario de evaluación dirigido a los líderes empresariales. Ya en el coloquio posterior, uno de los asistentes preguntó acerca de el papel del Estado en el impulso a la actividad profesional. En su respuesta, el presidente de la Fundación San Telmo destacó que la iniciativa empresarial no es sólo una responsabilidad que corresponda al Estado, sino que nace «de la unión de opción personal, educación familiar y ayuda externa». La jornada concluyó con un desayuno en el patio del Cortijo de la Gota de Leche, sede del Grupo Morera & Vallejo, en el que ponentes y asistentes compartieron puntos de vista e intercambiaron experiencias.

  • 1