domingo, 18 noviembre 2018
20:15
, última actualización
Local

El proceso de duelo tras una ruptura sentimental puede durar hasta dos años

La psicoanalista Mariela Michelena considera que, a partir de entonces, el afectado tiene que pensar en buscar ayuda psicológica.

el 16 jun 2012 / 13:30 h.

TAGS:

El proceso de duelo tras una ruptura sentimental, incluyendo las fases de negación, rabia o dolor, puede durar hasta dos años, afirma la psicoanalista Mariela Michelena, quien considera que, a partir de entonces, el afectado tiene que pensar en buscar ayuda psicológica.

   El camino comienza, explica esta experta a Europa Press, en el momento en que se "toma la decisión de separarse", después, el individuo tiene que enfrentarse a varias fases que "más o menos siempre llevan el mismo orden" y que van desde la negación hasta la superación de la ruptura.

   La fase de negación se asemeja a la que vive una persona que ha perdido a un ser querido. Por ejemplo, es cuando "alguien se muere y se le llama aunque ya no esté", señala Michelena, quien explica que es algo "necesario" hasta que "se cae en la cuenta de que (esa persona) ya no está". No obstante, aclara que este hecho "no ocurre de un día para otro" y que existen diferencias, dependiendo de si la persona abandona el hogar o no.

   Tras la negación, viene un periodo de rabia y resentimiento en el que la persona afectada quiere "venganza" y, más en los casos, en los que hubo una infidelidad de por medio. En estos supuestos, señala la picoanalista, la persona se "obsesiona" con el tercero y el duelo se "retrasa". En sus palabras, para los afectados por la ruptura "la mala es la otra", lo que "es mejor que echarse la culpa a uno mismo".

   En general, el individuo sufre por "haber apostado por algo" que no salió adelante, por "el miedo a la soledad", por no saber cómo resolver "la incertidumbre" de su futuro o si va a conocer a otra persona. La psicoanalista cree que el llanto o dolor forma parte del duelo y, por ello, en su opinión, "esas largas horas de sofá y manta son importantes", pues hay que pasarlas para superar la ruptura.

   Michelena advierte de que, si bien hay que pasar todas las fases, existen personas "que se instalan y que se quedan atascadas" en alguna de ellas con "pensamientos repetitivos", como los de volverle a llamar, que dificultan su recuperación.

  • 1