Local

El profesorado evita prolongar la polémica sobre el adelanto del curso

El profesorado ha decidido dar un paso atrás y abandonar a los grandes sindicatos de la enseñanza en su campaña de movilización contra el adelanto del curso escolar.

el 15 sep 2009 / 23:09 h.

TAGS:

El profesorado ha decidido dar un paso atrás y abandonar a los grandes sindicatos de la enseñanza en su campaña de movilización contra el adelanto del curso escolar. El paro que habían convocado para ayer tuvo un seguimiento del 11%, el 22% entre maestros de Infantil y Primaria, que son los únicos que adelantarán las clases del 15 al 7 de septiembre.

Los cinco sindicatos representados en la mesa sectorial de la enseñanza -CCOO, UGT, ANPE, CSI-CSIF y SADI- habían convocado ayer al profesorado a un paro parcial de una hora, obligando a los alumnos a entrar más tarde, a las 10.00 en vez de a las 9.00 de la mañana. Su intención era mostrar a la Junta que la plantilla docente andaluza está en contra de la propuesta de adelantar el curso escolar una semana, pero la unidad de las organizaciones sindicales no ha tenido un reflejo similar en las aulas.

La huelga fue apoyada por un 11% del profesorado de media, según la Consejería de Educación. Entre los maestros de Infantil y Primaria, que son los únicos niveles escolares que tendrán que adelantar las clases, el seguimiento ha sido del 22%, según los datos oficiales, y del 70,3% según los sindicatos convocantes. En institutos de Secundaria, sólo el 3% de profesores ha seguido el paro.

Las reivindicaciones de los sindicatos no difieren mucho de las del profesorado, pero parece que no están de acuerdo con los métodos de presión. Todos reclaman a Educación que apruebe medidas que ayuden a reorganizar la jornada laboral y el tiempo de trabajo dentro de los colegios. Necesitan quitarse de encima el peso de la burocracia que ralentiza y perjudica la enseñanza.

El caso es que esas medidas están ahí, plasmadas en el texto de la Ley de Educación Andaluza (LEA), pero aún no se han desarrollado. El nuevo calendario escolar se ha implantado antes de que se cambie el sistema de trabajo de los centros escolares y el profesorado ve imposible que la misma carga de trabajo que tienen ahora pueda hacerse con menos tiempo.

El camino de las movilizaciones emprendido ayer por los sindicatos no ha sido respaldado por los docentes. Y, sin embargo, este tema ya no se tratará de forma bilateral con ellos, porque los sindicatos rompieron la negociación y la consejería decidió mantener el texto inicial del decreto y que éste siguiera su curso.

El Consejo Escolar de Andalucía, donde están representados todos los sectores de la comunidad educativa, está ahora estudiando el decreto. Es el último en hacerlo, antes de que se apruebe, y parece haber recibido el respaldo de todos (padres, estudiantes, concertada, pública, patronal, empresarios...) excepto de los sindicatos. Aún así, estos ya han convocado una nueva manifestación para el próximo martes (a las 18.00 horas) en las capitales de las ocho provincias. Están nuevamente llamados a la protesta más de 100.000 profesores.

En Sevilla, en el colegio Carmen Benítez, siguieron el paro el 50% de los docentes. En el Santa Clara, de 14 profesores han ido a la huelga dos, y en el Maestro José Fuentes, se han manifestado 32 y sólo dos más la directora han ido a clase con normalidad. A los padres de los alumnos afectados se les avisó por carta de que los maestros de sus hijos no estarían a primera hora.

La asociación de padres de Sevilla (Fapa) lo censuró, porque entendió que se instaba a los niños a no ir a clase, pese a que los directores están obligados a dar este tipo de información a las familias. En los centros con aula matinal hubo complicaciones cuando los monitores, que trabajan de 7.00 a 9.00 horas, se fueron y dejaron a docenas de críos en manos de los pocos docentes que no pararon.

Educación requirió a los directores que grabasen en el programa informático Séneca las ausencias específicas del profesorado que había secundado el paro, para contabilizar el seguimiento. A los maestros se les descontará en torno al 1% de sus nóminas.

  • 1