Local

El proyecto 80%

El "No a la guerra" se ha convertido en "El Proyecto 80%". Un movimiento supuestamente espontáneo que ha surgido en internet en las últimas semanas y que ya ha traspasado la frontera bloggera para saltar al móvil convertido en sms. La iniciativa puede conocerse ya a través de varias webs.

el 14 sep 2009 / 22:56 h.

TAGS:

El "No a la guerra" se ha convertido en "El Proyecto 80%". Un movimiento supuestamente espontáneo que ha surgido en internet en las últimas semanas y que ya ha traspasado la frontera bloggera para saltar al móvil convertido en sms.

La iniciativa puede conocerse ya a través de varias webs aunque surgió de la página La sombra de Aznar donde puede leerse el manifiesto original. El objetivo es conseguir la máxima participación de la izquierda el 9 de marzo. Se plantea un reto concreto: conseguir una movilización similar a la de octubre de 1982 y que supuso una histórica victoria del socialista Felipe González. Se trata, aseguran en la página (http://80porciento.blogspot.com) de "dar una lección a la derecha" y hacer despertar a una izquierda que lleva "cuatro años aletargada", en los que "ha cedido su espacio en la calle" frente a las manifestaciones y protestas de la derecha.

Ayer un veterano político, Alfonso Guerra, candidato al Congreso por Sevilla, se hizo eco de esta iniciativa. Fue en un acto de las Juventudes Socialistas y es que es justo el voto joven el que es más proclive a la abstención. Según el retrato robot que ofrecen los expertos del andaluz que ha dejado de acudir a las urnas es más de izquierda que de derecha, más joven que mayor y más urbano que rural.

El centro-derecha tiene tradicionalmente en España un voto más fijo, más fiel, mientras que el votante de izquierda es más exigente y crítico y es más probable que se quede en casa. Por eso siempre se entiende que la abstención beneficia al PP o perjudica al PSOE, según se mire. Los estrategas electorales aseguran que una abstención elevada en Andalucía (el PSOE reconoce como un mal dato cualquiera que baje del 65%) y un voto de castigo en Cataluña contra Zapatero puede situar a Rajoy en La Moncloa. La abstención decide.

  • 1