Local

El proyecto del paseo fluvial de la calle Betis se paraliza por su elevado coste

El Ayuntamiento ha congelado, hasta que se rediseñen los proyectos, las dos actuaciones más polémicas conveniadas con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y subvencionadas con fondos europeos. Se paraliza el corredor fluvial por la calle Betis y el encauzamiento de los arroyos Tamaguillo y Ranillas.

el 16 sep 2009 / 04:19 h.

TAGS:

El Ayuntamiento ha congelado, hasta que se rediseñen los proyectos, las dos actuaciones más polémicas conveniadas con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y subvencionadas con fondos europeos. Se paraliza el corredor fluvial por la calle Betis y el encauzamiento de los arroyos Tamaguillo y Ranillas.

Esta decisión municipal libera a decenas de afectados de la presión de una posible expropiación y permite redistribuir los 131 millones de euros que deben invertirse en la recuperación de la ribera del Guadalquivir, de forma que se cubran los numerosos desajustes existentes entre los diseños realizados y la ejecución de los distintos proyectos. Urbanismo garantizó ayer que las dos actuaciones se llevarán a cabo, pero siempre tras una redefinición del proyecto y sin fondos europeos, una alternativa que tiene dos consecuencias claras: ya no hay presión de fechas -las iniciativas europeas deben estar concluidas antes de 2011- y el coste se tendrá que rebajar sensiblemente al no existir ya un fondo de más de 100 millones de euros disponible.

La prioridad para el Ayuntamiento, según explicó el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, es rediseñar el proyecto del corredor fluvial de la calle Betis. El planteamiento era habilitar un paseo entre el puente de San Telmo y el puente de Triana con un mirador incluido. El diseño inicial implicaba ejecutar una serie de expropiaciones entre los comercios de la zona, que podían afectar a establecimientos como el bar Puerto de Cuba, Río Grande, la Primera del Puente y Abades. Unas actuaciones que implicaban que se disparase el coste inicial de la actuación -de unos nueve millones de euros- y el tiempo de actuación. "Había muchas dificultades, por lo que vamos a retirar el proyecto de esta vía de financiación y a realizarlo con fondos municipales tras rediseñarlo", explicó Millán, quien hizo alusión a la posibilidad de que la intervención se ejecute a través de una serie de láminas sobre el agua y a que se financie con cargo al Plan 5.000, el fondo extraordinario de inversiones anunciado por el Gobierno central para 2010 y cuyos detalles aún no se han concretado. No se sabe, por tanto, ni de cuánto dinero dispondrá el Consistorio ni cuáles serán las limitaciones que se establecerán en los proyectos -en el Plan 8.000 por ejemplo no se podían superar los cinco millones-.

La segunda intervención a la que el Ayuntamiento renuncia de momento se enmarca en un proyecto conocido como el encauzamiento del Tamarguillo y Ranillas, una actuación que afectaba al distrito Norte y que era una de las más caras incluidas en el convenio entre el Consistorio y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El Ayuntamiento aludió ayer oficialmente a un problema de plazos: las obras no podrían concluir en 2011. Aunque tras esta decisión hay también otro largo proceso expropiatorio y unas cifras de euros difícilmente asumibles dada la necesidad de cubrir las modificaciones presupuestarias de otros proyectos. Esta actuación afectaba a zonas como el Camino de la Reina, las Huertas de Sevilla y Aeropuerto Viejo. El 17 de enero de 2006 se publicó una lista de una veintena de fincas y propietarios afectados por las expropiaciones. El Ayuntamiento no sabe aún cómo financiará esta cara intervención.

Pese a estos dos cambios, la CHG garantizó ayer que los 131 millones de euros se ejecutarán en Sevilla -es un proyecto global y por tanto las actuaciones no son finalistas- y cifró en 30 millones el dinero que se redistribuirá entre Guadaíra, Ranilla y Tamarguillo.

  • 1